Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Maragall quiere subir los peajes el 4,1% para asumir la deuda creada por CiU

El Parlament vuelve a promover un fondo para equilibrar las tarifas de las autopistas

El Gobierno catalán ha llevado al grupo de peajes una propuesta en la que contempla una subida de las tarifas de las autopistas del 4,1%, el 1,2% más de lo previsible. Este porcentaje de incremento se mantendría durante ocho años y serviría para liquidar la deuda con las concesionarias acumulada por el anterior Gobierno, que no permitió los aumentos legalmente previstos. El Parlament aprobó ayer, en paralelo y por segunda vez, presentar en el Congreso una propuesta de ley para crear un fondo que permita reequilibrar la situación de los peajes en Cataluña.

El grupo de peajes dispone de un documento elaborado por el Departamento de Política Territorial en el que se describen las diversas posibilidades para liquidar los aplazamientos de los aumentos de tarifa efectuados en años anteriores. Si se aplicara al completo en 2005, el aumento autorizado para ese año debería ser del 8,73%, aunque en el tramo entre Sitges y El Vendrell de la C-32 sería del 21,10%. No obstante, a pesar de que el documento incluye cuatro posibilidades, el Ejecutivo que preside Pasqual Maragall defiende una. Y no se encuentra sólo. A la espera de la creación de un fondo de peajes, reclamado ayer de nuevo por el Parlament, la mayoría de los miembros del grupo de peajes coinciden en que la mejor posibilidad es la propuesta por el consejero de Política Territorial, Joaquim Nadal.

Ésta consiste en regularizar los aumentos dejados de aplicar por el anterior Gobierno de CiU en un periodo de nueve años. En los ocho primeros, la subida sería la prevista (el 95% del IPC, corregido en función de los tráficos de cada tramo) más un 1,2% en los vehículos ligeros y un 1,23% en los vehículos pesados. En el noveno año, se analizaría la posibilidad de que quedara alguna cantidad por liquidar.

Se trata, con todo, de una propuesta de carácter provisional. Las expectativas de corregir de una forma seria el sistema de peajes se basan en la propuesta aprobada ayer por el Parlament por segunda vez: una proposición de ley que debe aprobar el Congreso por la que se crea un fondo para el reequlibrio de los peajes. Este fondo se dota con los impuestos que generan las propias autopistas (IVA e impuesto de sociedades) y se destina a modificar la situación, variando el modelo general de tarifas, de forma que éstas cumplan el propósito de garantizar los derechos de las concesionarias y regular también el tráfico. En la anterior legislatura, el PP votó a favor del fondo en el Parlament, pero votó en contra en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 2004