Reportaje:

Los verdugos más inocentes

Los Gobiernos de 10 países utilizan a niños en las primeras líneas de combate, según denuncia una coalición de ONG

Los Gobiernos de al menos diez países utilizan a menores de 18 años para combatir en los frentes, según denunció ayer la Coalición Española para Acabar con la Utilización de Niños Soldado (formada por Amnistía Internacional y Save the Children España).

La lista de esos 10 países son Burundi, la República Democrática del Congo, Costa de Marfil, Guinea, Liberia, Myanmar, Ruanda, Uganda, Sudán y... Estados Unidos.

La Coalición sostiene que el Gobierno de Estados Unidos recluta cada año a 10.000 menores de 17 años, y que envió a las guerras de Afganistán y de Irak al menos a 62 soldados menores de 18 años.

Además, asegura que entre los presos retenidos en Guantánamo hay varios menores de 18 años. "En abril de 2003, Estados Unidos admitió que había tres niños de entre 13 y 15 años en Guantánamo. En enero de 2004 fueron liberados, pero sigue habiendo niños de entre 16 y 18 años", indicó Carmen Mormeneo, responsable en España de Amnistía Internacional.

Hace seis años que varias ONG de sólida trayectoria como Amnistía Internacional y Human Right Watch decidieron formar la Coalición Internacional para Acabar con la Utilización de Niños Soldados. Recogieron información en 196 países a través de otras ONG locales y elaboraron un informe en el año 2001. Publicaron gráficos de países y territorios con niños soldado implicados en conflictos bélicos. Y aportaron una cifra: más de 300.000 chiquillos, algunos de apenas 10 años, combaten en alguna de las 40 guerras que se libran en el mundo, especialmente en Asia y África. ¿Qué se ha conseguido desde entonces? "Las cifras de niños soldado siguen siendo las mismas, pero desde entonces, decenas de países firman el Protocolo Facultativo de la Convención de los Derechos del Niño, por el cual se establece que ningún Gobierno puede enviar al frente a menores de 16 años", indica la portavoz de Amnistía en España.

No obstante, los mismos portavoces asumen que varios de esos Gobiernos firmaron el Protocolo y después lo incumplieron. A pesar de ello, la Coalición Internacional para Acabar con la Utilización de Niños Soldados se ha propuesto el objetivo de que China y Rusia, que es miembro permanente del Consejo de Seguridad, firme este Protocolo. Y para concienciar a los ciudadanos de habla española, la Coalición ha creado la página de Internet www.menoressoldado.org. A través de ella se accede al informe que la Coalición ha efectuado en más de 20 países.

En el caso de Israel, la Coalición señala que sus fuerzas armadas israelíes reclutan a chiquillos para desempeñar labores de espionaje. "Y cuando capturan a niños palestinos, a veces los someten a torturas para obtener información", indicó ayer Carmen Mormeneo, portavoz de la sección Española de Amnistía Internacional.

La Autoridad Nacional Palestina también recibe un varapalo por parte de la Coalición: "En Palestina, 30 niños han muerto en enfrentamientos con las fuerzas israelíes y tenemos constancia de al menos nueve niños suicidas".

El panorama, según el informe, "es especialmente aterrador" en Uganda, República Democrática del Congo, Liberia, Costa de Marfil, Asia (Myanmar y Sri Lanka) y Colombia.

De Colombia, la Coalición recoge el testimonio de un muchacho de 17 años que se unió a los paramilitares a los siete: "Te dan un arma y tienes que matar a tu mejor amigo. Lo hacen para ver si pueden confiar en ti. Si no lo matas, a tu amigo se le ordenará que te mate a ti".

La Coalición llama la atención sobre las niñas soldado. "No sólo las llevan a primera línea de frente, sino que a menudo las obligan a mantener relaciones con los mandos militares, que a su vez son niños que se han convertido ya en verdugos".

En Zimbabue, una muchacha de 19 años describía el año pasado su experiencia como soldado en el Programa de Formación del Servicio Nacional de la Juventud: "No había nadie responsable de los dormitorios y todas las noches nos violaban. Los hombres y los jóvenes venían a nuestros dormitorios en la oscuridad y, simplemente, nos violaban -sencillamente tenías a un hombre sobre ti- sin ni siquiera poder ver quién era. Si luego llorábamos, nos golpeaban con mangueras. Estábamos tan asustadas que no denunciamos las violaciones. La chica más joven en nuestro grupo tenía 11 años y fue violada repetidamente en la base".

Una vez que se firma la paz, los niños soldado no tienen fácil el regreso a la infancia. La población los mira como verdugos. Los antiguos amigos, también. Los cooperantes humanitarios y los periodistas, como niños soldado. Y sin embargo, hay razones, según la Coalición, para ser optimistas: en Sierra Leona se ha rehabilitado al menos a tres mil niños en los últimos cuatro años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de noviembre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50