Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botín asegura que el Santander será "neutral" en la pugna entre Auna y Ono

El presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, intentó mantener ayer un equilibrio casi imposible en la dura batalla que libran Auna y Ono. Respecto a la posible fusión de las operadoras de telecomunicaciones, Botín, a preguntas de los periodistas, afirmó que "el banco se mantendrá neutral. Es un tema que tienen que hablar los accionistas. No nos vamos a oponer ni a apoyarla, salvo que las cúpulas se pongan de acuerdo, que entonces sí la apoyaremos".

Sin embargo, esta posición neutral no parece sostenible en esta dura batalla. Para empezar, Joan David Grimá, consejero delegado de Auna y director general del Santander, votó, el pasado jueves, a favor de la compra de Ono por 2.400 millones, incluyendo la asunción de la deuda (1.350 millones).

Ahora la pelota está en el tejado del consejo de Ono, en donde está sentado Matías Rodríguez Inciarte, vicepresidente del Santander, que, previsiblemente, no votará en contra de lo acordado por Auna.

Además, un grupo de firmas de capital riesgo británicas, Apax Partners y CVC Capital, y las estadounidenses Blackstone, Carlyle y Providence, afirman estar dispuestas a presentar una oferta de 11.000 millones de euros por Auna, lo que complica esta batalla. Estos fondos están asesorados por el banco de inversión Lazard, cuyo presidente es Jaime Castellanos, también presidente del Grupo Recoletos.

El Santander está en medio, ya que tiene el 27,19% de Auna y el 18,3% de Ono, por lo que Botín tendrá que posicionarse.

Por otro lado, Botín eludió pronunciarse sobre la posible rebaja de las deducciones fiscales de los planes de pensiones. "Eso mejor que se lo pregunten al ministro de Economía, que sabe más que yo de estos temas", contestó el presidente del Santander a los periodistas. Poco después añadió que "como banquero sólo puedo decir que el país va bien, que no hay burbuja hipotecaria y que estamos contentos con nuestro negocio en España".

Por último, Botín afirmó que el Santander no contempla, por el momento, vender su 2,54% que tiene en el Royal Bank of Scotland, aunque sí tiene claro que ha de "reajustar" su alianza con esta entidad, directa competidora del Abbey, su nueva filial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 2004