La discriminación salarial afecta un 10% más a la mujer joven

El sueldo bruto de las menores de 30 años es un 12% inferior al de los hombres de su edad

La discriminación salarial por razón de género afecta más a las mujeres jóvenes que a las adultas, con una diferencia de un 10%. Las menores de 30 años perciben un sueldo bruto que es un 12% menor que sus colegas de sexo masculino. El Instituto de la Juventud señala que, aunque ellas tienen mejor formación, los empresarios "temen que abandonen su empleo para casarse o tener hijos" y contratan a hombres aunque tengan que pagarles más.

La discriminación salarial en contra de la mujer "lejos de disminuir se está acrecentado". Ésta es una de las conclusiones del estudio Aspectos salariales de los jóvenes trabajadores, elaborado por el Instituto de la Juventud. En él se afirma que entre los 24 y los 30 años, ellos perciben un sueldo bruto 12% superior al de sus compañeras. Esa diferencia salarial se debe a comportamientos discriminatorios sexistas por parte de la empresa en un 73,8% de los casos. En el 26,2% restante la diferencia de sueldo responde estrictamente a la productividad del empleado (distinto nivel educativo, puesto o sector).

La diferencia de sueldo entre hombres y mujeres adultos es aún mayor (un 21%), pero en estas edades obedece a una pura discriminación sexista sólo en el 64% de los casos.

Los autores del estudio, Álvaro Hidalgo, profesor titular de Teoría Cuántica de la Universidad de Castilla-La Mancha, y Santiago Pérez, profesor de Economía de la Universidad Alfonso X el Sabio, explican que los salarios dependen de la formación del empleado, del tipo de contrato, de los años de antigüedad, el sector en el que se trabaja o la función que ha de cumplirse.

Cuando las diferencias de sueldo entre hombres y mujeres de igual edad no se explican por estos motivos, es que se se está dando "favoritismo" a un grupo o "discriminación" al otro. En el caso de las jóvenes, más que discriminar a las mujeres, opinan que se favorece a los hombres. "Los empresarios prefieren pagar más a los chicos jóvenes en lugar de a las chicas, pues temen que éstas vayan a abandonar su puesto de trabajo una vez que tengan hijos", apunta Hidalgo. Sin embargo, las condiciones laborales con las que acceden al mercado de trabajo los y las jóvenes son muy parecidas. Es más, ellas están mejor preparadas.

Las empleadas tienen una formación media de 10,8 años (de primaria a posgrado), casi un año más que ellos. Entre los adultos, las mujeres han dedicado 9,8 años a formarse y los hombres, 9,2 años.

Respecto a los jóvenes en general, su alta formación no se refleja en el trabajo que desempeñan.

"Son empleos poco relacionados con lo que estudiaron y en los que se les exige menor cualificación de la que tienen", señala el informe. Esto se acentúa más en las chicas. "Hemos detectado obstáculos importantes para que las mujeres puedan hacer valer su titulación universitaria a partir de los 30 años. Muchas que han estudiado Derecho o Sociología acaban ejerciendo de administrativas", asegura el autor. "Es importante que los jóvenes trabajen en una buena empresa desde el principio. Es la manera de evitar el alto porcentaje de contratación temporal, de rotación de empleo y el poco apego del empresario al trabajador, y viceversa, que existe", señala Hidalgo.

El estudio destaca que los mayores de 30 años con un doctorado o máster incrementan su salario un 3,4% respecto a un licenciado; si se trata de menores de 30, la diferencia crece hasta un 14%.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción