_
_
_
_

La comisión abre un concurso para encontrar solución a los vertidos tóxicos de Flix

"Quien tenga la solución perfecta, miente". Así de claro hablaba ayer uno de los miembros de la comisión de seguimiento de los residuos tóxicos y radiactivos acumulados durante décadas por la empresa Ercros en el embalse del Ebro en Flix (Ribera d'Ebre), que ayer acordó abrir un concurso público de ámbito europeo para diseñar el futuro plan de actuación. De momento, esta comisión no se inclina ni por retirar los vertidos -entre 200.000 y 300.000 toneladas- ni por confinarlos bajo un sarcófago, aunque aprobó un denso pliego de cláusulas que deberán acatar las empresas que opten a actuar sobre los vertidos. El portavoz de esta comisión, el director para el Territorio y la Biodiversidad, Antonio Serrano, explicó que el proyecto definitivo estará listo a final de 2005 o principios de 2006, y las obras estarán terminadas a finales del año 2008.

"Estamos hablando de un proyecto que es de todo menos sencillo", decían ayer las fuentes consultadas, que añadieron que el calendario prevé tener una primera propuesta de actuación antes de cuatro meses. A partir de aquí se abrirá un periodo para elaborar las declaraciones de impacto ambiental y pedir fondos a la Unión Europea, trámites que no concluirán antes de finales de 2005.

Fondos europeos

Pese a que el Ejecutivo central debe presentar en Bruselas un proyecto antes de junio si quiere recibir fondos europeos, Serrano aseguró ayer que éstos no condicionarán en absoluto los trabajos en Flix y, rotundo, afirmó que se llevarán a cabo con o sin este dinero. Esta comisión, de la que son miembros desde el Consejo de Seguridad Nuclear hasta la Sociedad Española de Ornitología, pasando por las distintas administraciones y Ercros, elegirá dos proyectos de entre los que concursen. Uno será el titular y el otro el reserva, aunque se tramitarán ambos para ganar tiempo y tener una alternativa lista en el caso de que uno de ellos no superara, por ejemplo, la declaración de impacto ambiental.

El alcalde de Flix, Pere Muñoz (ERC), lamentó que las obras "no se hayan podido agilizar más" y explicó: "Ahora se abre un periodo complejo de elaboración de estudios que en Flix se nos va a hacer muy largo porque a todos nos habría gustado que las obras hubieran comenzado el año que viene".

Los proyectos deberán tener en cuenta los antecedentes de casos similares, tendrán que profundizar aún más en tipificar los residuos y programarán propuestas para afectar al río lo mínimo posible antes, durante y después de las obras. La empresa pública Acuamed tiene 4,21 millones de euros para el concurso, que estarán supervisados por una comisión técnica integrada por científicos del Centro Superior de Investigaciones Científicas, la Confederación Hidrográfica del Ebro y varias universidades, al margen de la Administración.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_