La ONU se da seis meses para desbloquear el conflicto del Sáhara

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó ayer por unanimidad una resolución de trámite que prorroga otros seis meses la misión de Naciones Unidas en el Sáhara Occidental (Minurso). Así evitó la división que, la semana pasada, surgió en la comisión de descolonización y que puso a riesgo la validez del Plan Baker. El objetivo es que este semestre sirva para encontrar una salida al bloqueo que sufre el proceso político.

Los miembros del Consejo de Seguridad se limitaron a reafirmar su compromiso para ayudar a Marruecos y al Frente Polisario en la búsqueda de "una solución justa, duradera y aceptable" del litigio, con el horizonte puesto en la autodeterminación del pueblo saharaui y de acuerdo con los principios recogidos en la Carta de la ONU. Y se reitera a los actores que participan en el proceso, incluidos los países vecinos, a que "continúen cooperando" con la ONU para buscar las oportunidades que permitan "poner fin al actual estancamiento (...)".

El texto final recuerda además las resoluciones adoptadas en el pasado por el Consejo de Seguridad sobre el Sáhara Occidental, entre otras la 1.495, por la que se aprobó el plan de paz de James Baker.

Argelia, principal defensora de la causa saharaui, apoyó el proyecto de resolución definitivo presentado por el grupo de países Amigos del Sáhara Occidental -Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y España-, al considerar que se habían incluido las peticiones que presentó el martes durante las consultas en el Consejo de Seguridad. Francia, el principal aliado de Marruecos, aceptó que se encajara finalmente la alusión a la 1.495 en aras del consenso.

La resolución omite mencionar al diplomático peruano Álvaro de Soto, quien fue elegido por el secretario general de la ONU, Kofi Annan, para sustituir a James Baker como su representante especial para el Sáhara. Baker dimitió en junio tras siete años en el cargo. Argelia, defensora de la causa saharaui, se niega a considerar a De Soto como el representante de Annan e intenta que el secretario general nombre a otra personalidad, con más peso político, para mediar en el litigio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de octubre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50