Gràcia amplía a todo el territorio del distrito la prohibición de abrir nuevos bares de noche y discotecas

El concejal Martínez recela de la 'zona verde' de aparcamiento y lamenta que no le consultaran

Ni en el centro de Gràcia ni en la periferia. En una firme apuesta por la prevención de futuros conflictos derivados de la masiva afluencia a los locales de ocio, el distrito barcelonés de Gràcia ampliará la política de no conceder nuevas licencias de bares de noche y discotecas del centro de la vila a todo el territorio. Así lo prevé el Plan de Usos que llegará al Pleno del Distrito de finales de noviembre y al Plenario del Ayuntamiento en enero de 2005.

El objetivo es atajar "el exceso de oferta e impedir que sea el mercado el que marque la convivencia en el distrito", además de prevenir la "huida de locales a la parte norte", en palabras del concejal, Ricard Martínez.

El distrito ya decidió el pasado mes de marzo no conceder nuevas licencias a ningún tipo de local de pública concurrencia -una catalogación que incluye desde cines hasta discotecas, pasando por bares de día o noche, terrazas o ludotecas- dentro del núcleo antiguo, donde ya existen 800. Ahora, lo que fue una moratoria de un año se convierte en definitivo y pasa a afectar también a la zona norte, los barrios que quedan por encima de la Travessera de Dalt y que sólo cuentan con un centenar de locales.

En estos 11 barrios del distrito, sin embargo, sí se concederán licencias para abrir bares, cafeterías o restaurantes que funcionen en horario de día. "En algunos de estos barrios incluso hacen falta locales para comer o tomar una cerveza a media tarde", aseveró Martínez en referencia a áreas como el entorno del parque Güell, Vallcarca, La Salut, El Coll o Sant Josep de la Muntanya.

Junto con el nuevo Plan de Usos se renovará la normativa que afecta a las terrazas "para que como elemento de ocio pueda convivir con los vecinos". En el caso de las terrazas ubicadas en plazas del distrito, la normativa obligará a los locales a que sus mesas, sillas y sombrillas tengan "un diseño unificado". El criterio estético -todas las sillas de plástico o todas de madera, por ejemplo-, lo decidirá una comisión formada por técnicos de Urbanismo y de Paisaje Urbano, explicó el concejal.

Por otra parte, Ricard Martínez, que pertenece a ERC, se mostró ayer reticente hacia "la letra pequeña" del plan de creación de una zona verde de aparcamiento del gobierno municipal, del que su propio partido forma parte junto al PSC e ICV. El concejal recordó que Gràcia es el único distrito de la ciudad que ha redactado un plan propio de movilidad. "Nadie nos ha consultado y nos hubiera gustado contribuir", "No discutimos el euro a la semana, sino el quién es considerado residente o el dónde", dijo. "Estamos a favor de la reducción de la presencia del vehículo pero filosóficamente creemos que deben ser los ciudadanos de fuera y no los de la ciudad quienes asuman el coste", añadió.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción