Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El patinaje español impugna la admisión de Cataluña

El objetivo es evitar la votación de la asamblea de la Federación Internacional del 26 de noviembre

La Federación Española de Patinaje impugnará el acuerdo tomado el pasado 26 de marzo por el comité ejecutivo de la Federación Internacional (FIRS) por el que se admitía provisionalmente a la Federación Catalana. La apelación pretende que la FIRS revoque la admisión de la catalana el próximo 25 de noviembre, en Fresno (Estados Unidos), día previo a la asamblea en la que está previsto someter a votación su ingreso como miembro de pleno derecho.

El patinaje catalán dio un paso más hacia su reconocimento internacional al proclamarse su selección de hockey campeona del Mundial B, disputado días atrás en Macao. Logrado el ascenso de categoría, Cataluña necesita ahora para competir en el Mundial A, en el que milita España, que la asamblea de la FIRS, a celebrar los días 25 y 26 de noviembre en Fresno, ratifique el acuerdo adoptado por el comité ejecutivo el 26 de marzo en Miami.

La Federación Catalana necesita sumar la mitad más uno de los votos (mayoría simple) emitidos en la asamblea, a la que están convocadas un centenar de delegaciones. A cada federación, eso sí, no le corresponde un voto, sino que las consideradas más potentes cuentan con cuatro -entre ellas, España, Argentina, Portugal, Italia, Francia y Alemania-, pues cuatro son las modalidades que incluye el patinaje. La votación, de carácter secreto, está prevista para el día 26. Sin embargo, podría no celebrarse si el 25 el comité ejecutivo de la FIRS atendiera la impugnación presentada por la Federación Española contra su acuerdo de marzo.

Dicha impugnación y una serie de consideraciones ya fueron remitidas el pasado mes de mayo a la FIRS. La Federación Española pide de entrada la nulidad de la convocatoria del comité ejecutivo del 26 de marzo por entender que se vulneraron los estatutos. Entiende, en este sentido, que tales convocatorias deben cursarse con un mínimo de 120 días de antelación a su celebración, lo que, a su entender, no habría ocurrido, pues entre la cita y el acto transcurrieron solamente 79 y, además, en el orden del día no figuraba el reconocimiento del patinaje catalán. La FIRS, por contra, defiende que la filiación de la catalana estaba incluida en el punto 7 y último del orden del día bajo el epígrafe any other business (cualquier otro asunto).

En contra del reconocimiento del patinaje catalán, la Federación Española defiende, por lo demás, la legalidad vigente y, concretamente, la normativa dependiente de la FIRS. En uno de sus artículos se indica que "los jugadores tienen que tener pasaporte válido del país que representan en campeonatos mundiales y europeos". Y también cita la Carta Olímpica -el hockey sobre patines no es olímpico-, en la que se define la expresión "país" como un Estado independiente.

Fuentes próximas a la Federación Española consideran asimismo que el acuerdo de Miami se consiguió "con engaño y ocultación de datos" por parte de Isidro Oliveras, catalán y presidente de la FIRS. Según las mismas, a algunos de los presentes en la reunión -once delegados, entre los que no se encontraban ningún representante de la española- se les planteó que la afiliación de la Federación Catalana a la internacional no iba a plantear problema alguno y que, consecuentemente, España no se opondría a su admisión.

Oliveras respondió ayer que, si el debate en Fresno fuera puramente deportivo y no político, no tendría duda alguna de que Cataluña sería admitida de forma definitiva. El presidente de la FIRS sospecha que tanto la Federación Española como el Consejo Superior de Deportes presionarán para evitar la admisión de Cataluña.

La Federación Catalana, mientras tanto, guarda silencio sobre la estrategia que seguirá hasta el 25 de noviembre, día en el que replicará a la impugnación de la española para así poder someter su caso a la votación de la asamblea de la FIRS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de octubre de 2004