Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

Interior activa un plan especial contra el terrorismo islamista en las cárceles

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, adoptó ayer diversas medidas organizativas y disciplinarias para extremar el control sobre los internos imputados en delitos de terrorismo islamista "y sobre aquéllos otros en los que se ha detectado o se puedan detectar indicios de fundamentalismo o radicalismo en sus conductas".

La decisión, comunicada a la Audiencia Nacional, se adoptó tras analizar la investigación judicial del 11-M, y tras estudiar las pesquisas que dieron lugar a la desarticulación de una célula que pretendía atentar contra la Audiencia Nacional. Esta célula, según el relato judicial, se fue constituyendo en el interior de las cárceles entre 2001 y 2003, cuando los ministros del Interior, responsables de la política penitenciaria, eran Mariano Rajoy y Ángel Acebes, ambos del PP.

Instituciones Penitenciarias propone aislar a los radicales e intervenir sus comunicaciones

De los 59.000 internos que hay en los 77 centros penitenciarios, más de 7.000 son musulmanes

Los encarcelados por el 11-M serán trasladados a prisiones fuera de la Comunidad de Madrid

Instituciones Penitenciarias aclaró ayer que todas las actuaciones previstas en este plan especial contra el terrorismo de origen islamista "respetarán los derechos constitucionales, legales y penitenciarios, salvo las limitaciones legítimas con arreglo a la Ley y doctrina del Tribunal Constitucional".

En las 77 cárceles españolas hay 59.465 presos, de los cuales más de 7.000 son musulmanes. Y de éstos, sólo hay 73 que ingresaron por motivos relacionados con actividades terroristas.

Las medidas principales adoptadas por Instituciones Penitenciarias son las que siguen:

- Aislamiento de presos. Aplicación del artículo 75 del Reglamento Penitenciario a todos los detenidos por su implicación en la última operación contra este tipo de terrorismo de origen islamista. Los internos estarán en situación de aislamiento, con restricción de movimientos, control de comunicaciones y contacto con otros reclusos. Además, como acusados de pertenencia o colaboración con banda armada, se les aplica un régimen diferente al resto de los reclusos y se les controlan las comunicaciones y las visitas.

Traslado de los terroristas del 11-M. Cambio de cárcel de los internos relacionados con el terrorismo islamista vinculados al 11-M. Dado que los últimos supuestos terroristas suicidas que pretendían atentar contra la Audiencia Nacional han sido ingresados en centros penitenciarios de la Comunidad de Madrid, donde se encuentran la mayoría de implicados en el 11-M, se ha decidido el traslado de éstos a otras prisiones para no concentrar excesivo número de supuestos terroristas de origen islamistas en las prisiones madrileñas.

- Estudio de incidentes. Elaboración por parte de la Subdirección General de Inspección Penitenciaria de un informe minucioso en el que se analicen los incidentes protagonizados por internos musulmanes radicales en todos los centros penitenciarios en los últimos años, al objeto de tener una perspectiva histórica de la evolución de los mismos.

- Entrevistas con los directores de prisiones. Ronda de entrevistas de la Dirección General con directores de centros en los que hay mayor presencia de internos extranjeros para recabar una información directa y permanente sobre la situación de los mismos.

- Control de liderazgos. Orden a los directores de los centros penitenciarios para que se controle cualquier posición de liderazgo que se produzca dentro de estos grupos y que se intensifiquen las medidas de control y observación. Ayer mismo, Instituciones Penitenciarias negó la entrada a la prisión de Las Palmas del imàn de una mezquita que dirigía los rezos en la cárcel desde 1999 al conocer que, supuestamente, lanzaba consignas para preparar protestas al final del Ramadán.

- Reubicación de sospechosos. Creación por parte de Instituciones Penitenciarias de un grupo de coordinación, integrado por la Inspección Penitenciaria, la Subdirección General de Seguridad y la Subdirección General de Gestión que, bajo la supervisión de la Directora General, propondrá en su caso diversas medidas entre las que no se descarta una reubicación de estos internos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 2004