Trillo conocía "casi con toda seguridad" el alto riesgo de los vuelos antes del siniestro del Yak

El ex ministro de Defensa tenía en su poder un documento cuya existencia negó en el Congreso

El informe del Centro de Inteligencia del Ejército de Tierra (CISET) que advertía de que se estaban corriendo "altos riesgos al transportar personal en aviones de carga de la antigua URSS", cuyo mantenimiento resultaba "como mínimo muy dudoso", fue elevado al Estado Mayor de la Defensa poco después de su elaboración, el 28 de abril de 2003, casi un mes antes del accidente del Yak-42. También se remitió "casi con toda seguridad" al entonces ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa. Así lo recoge una nota informativa del jefe del Estado Mayor de la Defensa, general Félix Sanz.

El jefe de la cúpula militar elaboró dicha nota el 30 de junio pasado, tras entrevistarse con el actual jefe del Ejército de Tierra y con su antecesor. El ministro José Bono le encargó que indagase sobre la existencia y destinatatarios de este documento, clasificado por la Ley de Secretos Oficiales, después de que EL PAÍS desvelara su contenido.

Por otra parte, una nota del Estado Mayor Conjunto fechada el 5 de junio de 2003 acredita que Trillo-Figueroa recibió un informe del Ejército del Aire, que recogía quejas sobre la seguridad de los aviones ex soviéticos, la víspera de su primera comparecencia en el Congreso para informar sobre el accidente del Yak-42.

Auque el documento, elaborado dos meses y medio antes del siniestro, ya estaba en su poder, Trillo-Figueroa negó su existencia. "¿Es cierto que el Ejército del Aire alertó sobre el mal estado de los aviones rusos?", le preguntó el portavoz socialista, Jesús Caldera. "No conozco ese informe ni creo que exista", respondió el ex ministro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción