Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botín cree que los Presupuestos son equilibrados y crearán empleo

Emilio Botín, presidente del Grupo Santander, hizo ayer, en declaraciones a EL PAÍS, un elogio a la política económica del actual Gobierno: "Me gustan las líneas maestras del Presupuesto español. Creo que van en la buena dirección. Hay una apuesta por la productividad y se mantiene el compromiso con el equilibrio presupuestario".

Botín, que el jueves recibió la aprobación de la junta general extraordinaria del banco para comprar el Abbey por 13.500 millones de euros, considera que "estos Presupuestos van a ayudar a que España siga creando empleo y acercándose más aún a nuestros vecinos europeos. Además, la inflación está bajando".

Por lo que se refiere al aumento del precio del petróleo, que ayer volvió a situarse en máximos históricos, el banquero considera que tendrá impacto en el crecimiento. "Este incremento temporal se ajustará y es asumible por la economía española". Sin embargo, considera que "es posible que, como ya ha dicho el vicepresidente Pedro Solbes, el año que viene no lleguemos a la cifra de crecimiento del 3% que estaba prevista".

Visita a Zapatero

Botín pudo transmitirle personalmente al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sus impresiones sobre el presupuesto y la situación económica en el encuentro que mantuvieron en La Moncloa en los primeros días de octubre. También hablaron entonces de la economía internacional y de la expansión del banco, tanto en Latinoamérica como en Europa, donde el Santander acaba de dar un paso esencial con la compra del Abbey.

La relación entre Botín y Zapatero comenzó antes de las elecciones. El presidente del Santander, uno de los primeros banqueros que en 1996 elogiaron el programa del PP, llamó por teléfono a Zapatero para invitarle a comer en la sede de la entidad. Zapatero acudió con Gregorio Peces-Barba, rector de la Universidad Carlos III. Al poco tiempo, Botín le visitó en secreto en la sede socialista de Madrid. En un momento le comentó: "No entiendo de esto, pero alguno de mis hijos me dice que usted va a ganar y yo siempre hago mucho caso a mis hijos".

Una semana después de las elecciones, el primer banquero de España expresó su "apoyo y colaboración" al nuevo Gobierno socialista. "Estoy convencido", añadió, "de que la orientación económica de su programa permitirá continuar la favorable evolución de la economía, con crecimiento y creación de empleo".

Por otro lado, el presidente del banco italiano Sanpaolo, Enrico Salza, considera que el Grupo Santander es "un óptimo socio", cuyo aumento en el accionariado "no nos molestaría". El banco cántabro controla el 8,6% del capital del Sanpaolo, que, a su vez, posee el 2,87% de aquél.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2004