Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abucheos a los accionistas díscolos

Tal y como era de esperar, accionistas vinculados al abogado Rafael Pérez Escolar, condenado por el caso Banesto, tomaron la palabra para criticar el "autoritarismo de Botín" en una junta que duró más de dos horas y media.

El presidente del Santander limitó a cinco minutos la intervención de los accionistas y cortó el micrófono a algunos de ellos cuando se excedieron de las prórrogas concedidas, mientras los presentes los abucheaban. Una mujer presente incluso espetó "asqueroso" a uno de ellos cuando se retiraba a su asiento.

Antes de que intervinieran, Botín calentó el ambiente al comentar a los presentes que este grupo de accionistas críticos "sirven a intereses personales" y que "actúan contra los intereses sociales", ya que intervinieron en la junta del Abbey en Londres "intentando que se votara en contra de la operación". También dijo que su actuación es "contraria a la lealtad que deben tener con la sociedad. No obstante, pide respeto para estos accionistas".

Antonio Panea y Javier Sotos afirmaron que "realmente en Londres sí hubo democracia en la junta y no aquí, que todo es autoritarismo dictatorial del presidente". Recordaron que los pequeños accionistas del Abbey votaron en contra, aunque sólo representan el 5% del capital, y se explayaron con los casos judiciales pendientes: las cesiones de crédito y los pagos a José María Amusátegui y Ángel Corcóstegui tras abandonar el banco, por los que se ha abierto juicio oral contra Botín. Otros accionistas, con un gran número de títulos cada uno, apoyaron la gestión del presidente y pidieron que el banco actúe contra los accionistas que han denunciado a la entidad (el grupo de Rafael Pérez Escolar y el grupo parlamentario Iniciativa per Catalunya Els Verds) "por el perjuicio que están causando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de octubre de 2004