Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat lanza su mayor emisión de deuda: 500 millones

Permitirá cancelar los 724 millones de pasivo de las universidades

Aliviar la deuda de las universidades. Ésta es la finalidad con la que el Gobierno catalán ha diseñado la mayor operación de deuda de su historia: una emisión de 500 millones de euros en obligaciones a 30 años. La colocación, que se llevará a cabo antes de que finalice este mes, permitirá cancelar anticipadamente los múltiples créditos suscritos por las ocho universidades catalanas, que suman 724 millones de euros.

El telón de fondo de la operación es que la nueva normativa del Sistema Europeo de Cuentas de 1995 (SEC-95), que excluye a las entidades que obtengan la mitad de sus ingresos del mercado, considera a las universidades administraciones públicas y, por tanto, su endeudamiento computa en el de la Generalitat.

Por ello el Ejecutivo catalán ha decidido poner punto final a las subvenciones que iba otorgando periódicamente a las universidades para satisfacer sus vencimientos crediticios y pasar a gestionar directamente la deuda de las instituciones académicas. El efecto es doble: por un lado, se alarga la vida media de la deuda, y por otro, se aligeran sus costes financieros.

Con la amortización anticipada de la deuda universitaria,la Generalitat espera conseguir un ahorro de unos 800.000 euros al año en la vida de los préstamos, según fuentes del sector financiero, puesto que el tipo de interés de las obligaciones es más favorable que el de los préstamos.

El próximo lunes, previsiblemente, se fijarán las condiciones de la operación, con un tipo de interés variable referido al Euribor a un año, que ayer estaba a 2,273 puntos.

Las entidades colocadoras de la emision son Caja Madrid, los bancos franceses Calyon y Dexia y el irlandés Depfa. Las cuatro integran el grupo ganador de cuantos participaron en la subasta convocada por la Generalitat. La emisión está asegurada, lo que implica que si ésta no quedara cubierta en su totalidad, las cuatro entidades asumirían directamente los títulos no suscritos.

Los 500 millones de euros se colocarán exclusivamente entre inversores institucionales Aunque una operación de estas características -montante elevado y con un periodo de amortización de 30 años- no suele ser habitual en el mercado español, acostumbran a interesar a las compañías de seguros puesto que el largo plazo les permite cubrir con mayor holgura su cartera de riesgos.

La deuda pública tambien se puede colocar en forma de pagarés (títulos que se amortizan a 18 meses) y bonos (hasta cinco años), como parte de la última emisión de la Generalitat, hace un mes, por un importe global de 95 millones de euros.

La deuda del Gobierno catalán ha crecido en 380 millones de euros en el primer semestre de 2004, hasta alcanzar un volumen de 10.044 millones, lo que representa el 7,2% del producto interior bruto (PIB) catalán, una décima más que en 2003, según el Banco de España.

Las agencias internacionales mantienen una buena calificación de la solvencia de la Generalitat, a pesar de que Fitch rebajó a finales de septiembre las perspectivas de la deuda pública catalana a largo plazo hasta AA- (anteriormente el rating era AA+).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de octubre de 2004