Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batalla campal entre 'okupas' y antidisturbios en Cornellà

Unos 30 encapuchados se enfrentan a la policía tras un desalojo

Cornellà de Llobregat

El barrio Centre de Cornellà, más concretamente la carretera de Sant Boi, se convirtió ayer en escenario de una batalla campal entre una treintena de encapuchados representantes del movimiento okupa y agentes antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía que finalmente acabó con el desalojo del centro social Pati Blau, en el número 1-3 de la calle de Rubió i Ors, ocupado desde diciembre de 1998 y utilizado para actividades culturales.

El colectivo okupa lo consideraba un "espacio emblemático". En la década de 1960 los vecinos los alquilaban para hacer fiestas y luego funcionó como bar, hasta que el último propietario decidió cerrarlo.

Ante la orden de desalojo, un centenar de jóvenes comenzaron a manifestarse a primera hora de la mañana por el centro de la ciudad para acabar en la plaza del Ayuntamiento llevando a cabo numerosas pintadas. Paralelamente a la manifestación, unos 30 encapuchados montaron barricadas en la carretera de Sant Boi, frente a la casa ocupada, utilizando muebles viejos, vehículos que desplazaron ellos mismos a pulso, contenedores y material de obras cercanas, así como neumáticos que incendiaron.

El fuego de las barricadas y los cohetes que lanzaron a la carretera en protesta por el desalojo levantaron una importante humareda. Las barricadas impidieron el paso de vehículos por la carretera de Sant Boi y fue necesario desviar el tráfico por la avenida de Can Corts y la Via Llobregat. También cortaron la vía del tranvía del Baix Llobregat entre las estaciones de Cornellà Centre y Fontsanta, y pararon un autobús a cuyo conductor y pasajeros increparon y obligaron a abandonar el vehículo.

Una docena de furgonetas antidisturbios llegaron a las 12.20 horas a las inmediaciones de la casa ocupada y, tras eliminar las barricadas, la policía desalojó la vivienda. Cuatro policías sufrieron quemaduras y contusiones, pero no se practicaron detenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de octubre de 2004