Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simancas denuncia el "urbanismo salvaje" del monte de Abantos y reclama a la Comunidad su protección

El secretario general y portavoz en la Asamblea del Partido Socialista de Madrid (PSM), Rafael Simancas, reclamará al Gobierno regional que ponga término a su "estrategia de urbanismo salvaje y ambienticida" y que proteja el entorno natural frente a "los intereses bastardos del ladrillo".

Simancas visitó ayer el monte de Abantos, en el término municipal de San Lorenzo de El Escorial, donde anunció que va a pedir al Gobierno regional que "frene" las actuaciones urbanísticas que el equipo de gobierno local, del PP, tiene proyectado en la ladera de este monte dentro del nuevo planeamiento urbanístico.

El portavoz socialista puso algunos ejemplos de "agresiones urbanísticas", la primera de ellas en la finca de la Solana, situada dentro del futuro Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y en suelo no urbanizable, donde se está permitiendo la construcción de un hotel. Otro ejemplo puesto por Simancas es la construcción de 44 chalés en un solar donde, en el verano de 2003, se produjo un aparatoso incendio.

Como propuesta concreta para frenar lo que calificó de "urbanismo depredador", Simancas anunció que el PSM pedirá a la Asamblea que promueva la declaración de este entorno como "Paisaje Natural y Patrimonio de la Humanidad" para "permitir una regulación de este espacio de forma respetuosa con el entorno".

Simancas también pedirá al Gobierno regional que "acelere" la elaboración del Plan de Ordenación de Recursos Naturales del futuro Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, así como que se amplíen sus límites para que "incluya también el entorno de las montañas escurialenses". Asimismo, criticó que la protección jurídica y urbanística del entorno es "insuficiente", ya que "sólo cuenta con una norma de 1961 y una ley ambiental de 1985 que protegen levemente este espacio".

"El PP", criticó Simancas, "no ha desarrollado en los últimos nueve años ni una sola norma ni actuación política para proteger este entorno". El Gobierno regional, continuó, "ha preconizado y amparado actuaciones de carácter especulativo que están dañando este entorno natural histórico y paisajístico".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de octubre de 2004