Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente desvió fondos europeos de reforestación a obras en municipios del PP

El actual equipo del PSOE teme que Bruselas pida la devolución de las ayudas mal empleadas

El Ministerio de Medio Ambiente destinó fondos europeos de reforestación a obras municipales, generalmente en ayuntamientos del PP, entre 2000 y 2004. Aunque la situación "es generalizada", según el secretario general para la Ordenación del Territorio y la Biodiversidad de Medio Ambiente, Antonio Serrano, es especialmente llamativa en Andalucía, donde los 744 millones de los fondos Feder fueron gestionados por las confederaciones hidrográficas. Con cargo a esta partida, por ejemplo, se pretendía construir un auditorio para 3.000 personas en Alhaurín de la Torre (Málaga). Medio Ambiente intenta renegociar los convenios no ejecutados ante el temor de que Bruselas pida la devolución del dinero usado incorrectamente.

La Comisión Europea incluyó 2.526 millones de euros para España en el programa Feder 3.6, a gastar entre 2000 y 2006. La partida es la cuarta más amplia de los fondos (sólo por detrás de ferrocarriles, carreteras y abastecimiento de agua). Andalucía se llevó 744 millones. El dinero se tiene que destinar a "protección y regeneración del entorno natural" e incluye "equipamientos para prevenir y detectar incendios", "restauración hidrológica y lucha contra la erosión", "recuperación de espacios naturales en entorno urbano" o "la instauración de vías verdes". Sin embargo, gran parte del dinero se destinó a obras que poco tienen que ver con el medio ambiente, como jardines, colegios y hasta auditorios. La situación, según todas las fuentes consultadas, es especialmente frecuente en Andalucía.

Un portavoz del ex ministro de Medio Ambiente Jaume Matas afirma que el actual presidente de Baleares desconoce la situación, pero que "los servicios de inspección del ministerio nunca hubiesen permitido dar un uso incorrecto a los fondos".

El secretario general de Medio Ambiente, Antonio Serrano, insiste en que hubo un uso partidista de los fondos: "El anterior equipo de Medio Ambiente buscó acuerdos con ayuntamientos, autonomías y diputaciones de determinadas zonas, muchas veces con fines partidistas". El 84,14% de los fondos gestionados por la Confederación Hidrográfica del Sur (incluye Almería, parte de Granada, Málaga y el Campo de Gibraltar) fue a municipios del PP. Serrano afirma que el porcentaje se supera en Castilla y León y es similar al de otras zonas.

Medio Ambiente firmó acuerdos con 15 comunidades autónomas para que éstas gestionasen los fondos. Las comunidades son las competentes en reforestación y aportaban el 25% del dinero. La UE, que pone el 75%, exige que el país receptor ponga parte de la inversión para evitar despilfarro.

Sin acuerdo en Andalucía

En Andalucía no hubo acuerdo. Matas pidió que la Junta de Andalucía asumiese el 25% del gasto mientras que el Gobierno dirigiría los fondos y no ponía dinero. Finalmente, Medio Ambiente cedió la gestión a las confederaciones hidrográficas, principalmente a la Confederación Hidrográfica del Sur (que recibió 250 millones) y del Guadalquivir (394 millones), que dependen del ministerio.

Javier Loscertales, gerente de la Asociación Andaluza de Empresas Forestales, explica que las confederaciones no tenían el 25% de fondos restantes que debe aportar el país receptor. "Como no tenían dinero se fueron a los ayuntamientos, pero a los alcaldes no les interesan las obras de reforestación en lo alto de un río, sino la realización de parques, paseos y polideportivos. Medio Ambiente no quería que la Junta, del PSOE, pudiera invertir ese dinero porque electoralmente era malo para el PP".

Otro problema es que las confederaciones tienen poco territorio para reforestar. Loscertales calcula que sólo el 10% de la superficie forestal en Andalucía es competencia de las confederaciones. El secretario general de Aguas de la Junta de Andalucía, Joan Corominas, afirma que cuando Medio Ambiente decidió pactar con los ayuntamientos sabía que los convenios "no iban a ser muy ortodoxos".

Los acuerdos firmados describen las obras de forma vaga e imprecisa. Un ejemplo es el convenio que la Confederación Hidrográfica del Sur (CHS) firmó con el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre (Málaga), del PP, el 6 de abril de 2004. El acuerdo destina 6,9 millones a tres actuaciones de reforestación y embovedado de arroyos y 6,6 millones de euros a un apartado "Parque Sur en Cerro Planchuela y recuperación ambiental del arroyo Blanquillo". El apartado corresponde, según un portavoz municipal, a un auditorio al aire libre para 3.000 personas, aulas de recreo y ajardinamiento sobre una cantera abandonada para convertirla en un parque temático. Este portavoz agrega que el proyecto tiene el visto bueno de la Junta y concluye: "Son fondos europeos que, si no se hace la obra, se van a perder".

El actual presidente de la CHS, Antonio Rodríguez Leal, asegura "los fondos han servido para realizar parques, colegios y polideportivos e incluso para reconstruir una iglesia". La CHS realiza un análisis para ver cuánto de los 339,7 millones comprometidos (casi 100 más de los que destinó la UE) pueden entrar en el capítulo de reforestación. Fuentes de la CHS aseguran que menos de la mitad del dinero está destinado a los objetivos recogidos del programa Feder.

El convenio con Alhaurín se firmó 15 días después de las elecciones generales, pese a que las obras estaban previstas para 2005. La CHS comprometió 175 millones en seis convenios con municipios del PP después de las elecciones y antes de dejar el poder.

Serrano afirma que "ha habido una distorsión en el uso de los fondos y no siempre se han destinado a reforestación". Y añade: "Aprovechaban que la medida da un resquicio para realizar acondicionamiento de parques y todo lo han destinado a ese fin". Medio Ambiente efectúa actualmente un repaso a las actuaciones realizadas para reorientar las que no responden a los criterios Feder.

Todas las fuentes aseguran que la única forma de detectar el fin último del dinero es rastrear la prensa porque los alcaldes sí anuncian los verdaderos proyectos. Suelen ser obras cerca de los ríos para construir parques, paseos... El desglose de los gastos de uno de los convenios firmado en Málaga sólo destinaba a plantaciones 19.433 euros de un presupuesto de 2,2 millones. Sólo el alumbrado público se lleva 77.354 euros.

2.000 millones antes de 2007

En los tres primeros años de vigencia del programa, Medio Ambiente sólo ejecutó el 19,11% de la partida Feder 3.6, según la Dirección General de Fondos Comunitarios y Financiación Territorial, dependiente del Ministerio de Hacienda. Es la medida con menor grado de ejecución de todo el programa Feder, como señala el informe intermedio de evaluación de Hacienda.

España tiene ahora poco más de dos años para comprometer más de 2.000 millones de euros para planes de reforestación. Si no lo hace, el dinero, se pierde. España debe poner el 25% del dinero. Es la forma que utiliza la Comisión Europea para involucrar a los Estados receptores de fondos y evitar el despilfarro. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir sólo ha gastado 90 de los 394 millones que tenía asignados, según su presidente, Jaime Palop, quien asegura que solamente el 5% de este dinero se ha ido a reforestación.

El secretario general para la Ordenación del Territorio y la Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, Antonio Serrano, reconoce que el grado de ejecución es muy bajo, pero afirma que el dinero no se perderá.

Fuentes de Hacienda señalan que la Comisión Europea suele ser indulgente con los países que sobrepasan el plazo de ejecución y permite que pueden ampliarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de octubre de 2004

Más información