Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
64 ANIVERSARIO DEL FUSILAMIENTO DEL PRESIDENTE REPUBLICANO

Carod insiste en que el Gobierno debe pedir perdón por "el crimen de Estado"

Las JERC califican de "frivolidad" el homenaje de Fernández de la Vega

La dirección de Esquerra Republicana (ERC) ha considerado "insuficientes" los pasos dados por el Gobierno respecto a Lluís Companys, presidente de la Generalitat republicana, y el líder del partido, Josep Lluís Carod, insistió ayer en reclamar que "el Gobierno democrático de hoy pida perdón al pueblo de Cataluña por el asesinato y el crimen de Estado cometido por otro Gobierno dictatorial y antidemocrático". Reparaciones de este tipo las llevaron a cabo, recordó, las autoridades alemanas y francesas tras la II Guerra Mundial, "y entendemos que esto le corresponde hacer ahora al Gobierno español", añadió.

Carod valoró que el Gobierno haya decidido dar pasos legales para restablecer la dignidad y el honor de las víctimas del franquismo. Señaló que le parecerá igualmente bien que la anulación de las condenas se lleve a cabo de forma colectiva o sólo para Companys, puesto que en este caso sería, dijo, una forma de hacerla extensiva a todos los demócratas, catalanistas y republicanos que fueron perseguidos por sus ideas.

Los líderes de ERC acudieron ayer dos veces a Montjuïc para homenajear a Companys. A las seis de la mañana realizaron una marcha con antorchas hasta el foso del castillo donde se llevó a cabo el fusilamiento en 1940. A mediodía se congregaron ante la tumba de Companys en el Fossar de la Pedrera, una fosa común donde se enterraba durante la Guerra Civil a las víctimas de los bombardeos y de la represión.

A estos actos asistieron los principales dirigentes del partido. Pero ni Carod; ni el secretario general, Joan Puigercós; ni Ernest Benach, presidente del Parlament, quisieron asistir al homenaje celebrado por la tarde en el mismo castillo de Montjuïc, en el que estuvieron presentes el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y la presidenta del Gobierno en funciones, Teresa Fernández de la Vega.

No quedó muy claro si este desaire, uno más de los gestos que ERC prodiga para marcar distancias respecto a los socialistas y en particular respecto a Maragall, se debía a esa insuficiencia en la rehabilitación de la figura de Companys o era una la respuesta a la difusión por el PSC de 10.000 carteles con el anagarma del partido y una fotografía del presidente republicano.

La edición de este cartel ha sido interpretada como un intento de apropiación de la figura de Companys por los socialistas y por esta razón Carod subrayó ayer que, si bien como "figura nacional" es patrimonio del conjunto del pueblo de Cataluña, "como militante de partido es patrimonio de Esquerra". A eso añadió que si los socialistas quieren asociar sus siglas a Companys, deberían tener la coherencia suficiente como para lograr que el Gobierno del PSOE pida el perdón que Esquerra reivindica.

En un gesto más de esta pugna, Benach hizo un llamamiento para llevar a cabo el año próximo un gran homenaje nacional a Companys, para el que Esquerra pretende movilizar a sus representantes municipales.

Aunque el tono de los dirigentes de ERC en su disputa con los socialistas estuvo relativamente contenido, las Joventuts d'Esquerra Republicana (JERC) fueron más allá en la expresión de su sentimiento. Emitieron un comunicado en el que, entre otras cosas, afirman: "Condenamos la frivolidad que representa venir a honrar al presidente cuando desde el Gobierno se está persiguiendo aquello por lo que tanto luchó Companys, la realización nacional y social de los catalanes". El comunicado concluye animando al Gobierno a "dejarse de frivolidades" y dedicarse a afrontar la futura independencia de Cataluña "desde la normalidad democrática y no desde el conflicto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de octubre de 2004