Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La población de España ya supera los 43 millones de habitantes

El INE detecta "cierta desaceleración" en el empadronamiento de los inmigrantes

España ya supera los 43 millones de habitantes. De ellos, algo más de tres millones son extranjeros, según confirmó ayer a este periódico la presidenta del Instituto Nacional de Estadística (INE), Carmen Alcaide. Pese a este aumento de población, el INE ha detectado que en los siete primeros meses de este año se ha observado "cierta desaceleración" en el empadronamiento de extranjeros (entre enero y julio se inscribieron unos 280.000). El INE prevé que las altas de inmigrantes en el padrón ronden las 474.000 a finales de año, una cifra inferior a la de 2002 y 2003.

"Ya pasamos de 43 millones de habitantes, de los que más de tres millones son extranjeros", aseguró ayer la presidenta del INE, Carmen Alcaide, a preguntas de este periódico. Esa cifra de población, la mayor en la historia de España, se ha alcanzado gracias a la creciente presencia de extranjeros: 280.000 se han empadronado en los ayuntamientos entre el 1 de enero y el 31 de julio de este año, según los datos estimativos del organismo encargado de la estadística estatal.

- Un 7% de extranjeros. Los nuevos empadronamientos registrados en los primeros siete meses de este año engrosan una población cuya cifra oficial en 2003 era de 42.717.064 habitantes, de los que 2.664.168 eran extranjeros, sobre todo inmigrantes económicos (las colonias más numerosas eran las de ecuatorianos, marroquíes y colombianos). En 2004, los extranjeros ya suponen en torno al 7% de los habitantes de España (ver gráfico). Sin embargo, un demógrafo experto en inmigración como el catedrático de la Universidad Complutense Joaquín Arango está convencido de que la población extranjera supera en realidad el 8%. Y ello porque "existe un número nada desdeñable de ciudadanos comunitarios, sobre todo en Canarias, Baleares, Málaga y Alicante, que pese a residir en España no se empadronan".

- Casi medio millón este año. El INE considera que se está cumpliendo de manera bastante aproximada la previsión de aumento de los habitantes extranjeros para este año: una media de unas 39.500 altas mensuales. De seguir la misma tendencia hasta diciembre, en 2004 se habrían registrado unos 474.000 inmigrantes más. Con todo, la llegada de extranjeros es un fenómeno difícil de prever. En él inciden factores como la situación económica del país de origen y del de acogida y la existencia en este último de facilidades para la acogida.

- Crecimiento más lento. El ritmo de empadronamiento en los siete primeros meses de 2004 es más bajo que el de años anteriores. Pese a tratarse de "una cifra importante", los datos padronales indican "una cierta desaceleración", según Alcaide. Matiza que "hay que tener en cuenta que la cifra de empadronamientos no equivale a la de entradas". Así, es posible que en años pasados afloraran muchos inmigrantes que no se habían dado de alta al llegar. El empadronamiento da derecho a la asistencia sanitaria o la escolarización de los hijos.

- El doble en tres años. Desde 1998, la cifra de extranjeros empadronados (637.085) casi se ha multiplicado por cinco hasta superar ahora los tres millones. El ritmo de crecimiento, con un gran ascenso hasta 2001 (48,4% más ese año), comenzó a declinar a partir de entonces. No obstante, en 2002 y 2003 se registraron las cifras mayores de empadronamiento (más de 600.000). Si se cumplen las previsiones del INE (474.000 altas padronales este año), el aumento de inmigrantes en 2004 será del 18%, aproximadamente, un nivel similar al registrado en 1999.

- 'Efecto llamada'. La presidenta del INE considera que "todavía es pronto" para saber si el anuncio de una nueva reglamentación sobre extranjería, que cobró especial relevancia a partir de agosto, ha tenido, o no, un efecto llamada para nuevos inmigrantes.

- Previsiones a la baja. Al elaborar sus proyecciones de población, difundidas este verano, el INE ha previsto un descenso de las llegadas de inmigrantes a partir de este año. Estima que las entradas disminuirán hasta estabilizarse en unas 250.000 anuales desde 2010. Desde finales de los años noventa, la inmigración es el principal factor de crecimiento de la población española, con poca fecundidad y notable envejecimiento.

Desaceleración "lógica"

"No es de extrañar que el ritmo de crecimiento de la inmigración se haya desacelerado, porque en los últimos cuatro años anteriores era extraordinario, excepcional", afirma el catedrático Joaquín Arango, demógrafo experto en inmigración. "Cuando el crecimiento de la fuerza de trabajo es muy rápido, tiene que desacelerarse, porque la expansión del mercado no es ilimitada. Es lo lógico", añade.

En el último periodo, además de aumentar la demanda de mano de obra extranjera, se han ampliado las áreas de trabajo para los inmigrantes. "La creciente presencia de latinoamericanos ha permitido, por ejemplo, un aumento de la presencia de inmigrantes en trabajos cara al público, como la hostelería o el comercio, gracias al idioma", explica Arango.

"Hace cinco años se pronosticaba el estancamiento poblacional y, en cambio, hemos tenido un crecimiento formidable, el mayor de Europa, gracias a la inmigración", reflexiona. En 2003, España acogió a uno de cada tres inmigrantes llegados a los 15 países que entonces formaban la Unión Europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2004

Más información