Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe amplía hasta 2050 la etapa de crecimiento de la población española

El estudio, del Banco de España, habla de un máximo de 53,16 millones en 2049

Un artículo del último Boletín económico del Banco de España amplía en 25 años, hasta el año 2050, la etapa de crecimiento de la población española gracias a una mayor esperanza de vida al nacer y al aumento de la natalidad y de los flujos inmigratorios. Estas proyecciones, que rompen con todos los estudios realizados hasta ahora, que estimaban que España dejaría de crecer en 2025, recogen una clara tendencia creciente de la población para los próximos años: 45 millones de habitantes en 2009, más de 50 millones en 2025 y un máximo de 53,16 millones en 2049.

A partir de ese año, las proyecciones apuntan a una progresiva disminución de la población hasta situarse en algo más de 51 millones de personas en el año 2070. Estas proyecciones difieren sustancialmente de las publicadas anteriormente, que apuntaban a que la población española alcanzaría un máximo de 43,48 millones de personas en 2025 y que, a partir de entonces, comenzaría a reducirse, hasta quedar situada en 41,20 millones de habitantes en 2050. Estas diferencias son consecuencia, principalmente, de las nuevas hipótesis introducidas sobre el comportamiento de los factores determinantes de la evolución de la población.

Así, los nuevos supuestos incorporan un fuerte aumento de la llegada de inmigrantes, sobre todo entre 2002 y 2005, y pequeños incrementos de la esperanza de vida al nacer (que en 2030 se elevaría a 84 años, frente a los 81 anteriores) y de la tasa de fertilidad (desde 1,42 a 1,52 hijos por mujer, también en 2030). A pesar de la fuerte revisión al alza de la población estimada, las nuevas proyecciones no suponen una mejora del diagnóstico en torno al problema del envejecimiento de la población en España, que alcanzará una magnitud muy elevada a medio plazo, tal y como muestra la evolución de la tasa de dependencia.

La tasa de dependencia, el doble en 2040

Dicha tasa -definida como la ratio entre la población de más de 65 años y la población en edad de trabajar- alcanzaría niveles muy similares a los que se obtenían con los anteriores supuestos. De acuerdo con las últimas proyecciones, señala este artículo del Boletín económico del Banco de España, la población de 65 y más años prácticamente habrá duplicado su peso relativo sobre el total de la población entre 2005 y 2050, al pasar del 16,8 al 30,8%; en el año 2070, este grupo de edad supondrá en torno al 28,4% de la población total.

Dada la evolución proyectada para el resto de grupos de edades, la tasa de dependencia también se habrá casi duplicado en 2040, al situarse en el 46,7% frente al 24,9% previsto para 2005, llegando a un máximo del 56,1% en 2050, para, a partir de entonces, empezar a reducirse hasta el 49,1% previsto en 2070. En sus conclusiones, este artículo resalta que los resultados de las últimas proyecciones indican que "el envejecimiento de la población española seguirá siendo un problema importante a medio y largo plazo".

En el año 2020 la mayor parte de la población se concentrará en el grupo de edad comprendido entre 40 y 50 años; en 2030, entre 50 y 60 años; y en 2040, entre 60 y 70 años. Otra de las conclusiones señala que la inmigración incluso si alcanza una intensidad tan elevada como recogen las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), "no altera la trayectoria prevista en el largo plazo para la tasa de dependencia, dado que el grueso de las entradas de inmigrantes se concentra en el grupo de edad comprendido entre los 20 y los 40 años".