Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Confebask remarca que el problema de La Naval no es su dueño sino la competitividad

La patronal vasca Confebask opinó ayer que el problema de los astilleros públicos como La Naval no es su titularidad pública o privada, sino la competitividad. "Si no es competitivo, da igual dónde esté, porque no tendrá futuro. Si lo es, también dará lo mismo dónde esté, porque entonces sí tendrá futuro", afirmó el secretario general José Guillermo Zubía en una entrevista en Radio Euskadi.

A su juicio, los astilleros españoles son "en general" viables, como lo demuestran algunos privados que han encontrado "su nicho de mercado". Zubía apuntó que la clave es encontrar el tipo de buques que demanda el merado y especializarse, como han hecho los británicos y alemanes con las plataformas petrolíferas y los franceses, con los cruceros de lujo. "Se trata de encontrar nosotros esa vía".

El dirigente de Confebask abogó por la salvación de La Naval no sólo por el astillero, sino también por las industrias auxiliares que, "afortunadamente, son competitivas y viables".

Por su parte, el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, quien ayer se reunió con el comité de empresa de La Naval, insistió en que la "prioridad" actual es que continúe como pública dentro del grupo Izar. "Si está fuera no hay nada más qué hablar, se ha muerto", zanjó.

Bilbao se comprometió a que no se promuevan operaciones inmobiliarias en los terrenos de La Naval y apostó por mantener estos suelos como industriales. Recordó en este sentido al convenio firmado con el Ayuntamiento de Sestao para reurbanizar este área, con una aportación foral de seis millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2004