Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda cambiará la deducción por hijos en el IRPF para no primar las rentas altas

Fernández Ordóñez anuncia cambios en los módulos para agricultores por el alza del petróleo

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, dijo ayer en la Comisión de Presupuestos del Congreso que en la reforma fiscal prevista para 2005 se modificarán las deducciones por hijo en el IRPF -se desplazarán desde la base imponible a la cuota del impuesto- para no beneficiar a las familias con mayor nivel de renta, como sucede desde la última reforma del PP. Además, adelantó que Economía y Agricultura estaban estudiando modificaciones en el sistema fiscal de módulos para compensar a los agricultores por el alza en los precios del petróleo de los últimos meses.

Aunque se mostró remiso a dar detalles y dejó entrever que habría muchas cosas que cambiar en materia fiscal, el secretario de Estado de Hacienda apuntó que una alternativa seria es que la deducción por hijo que ahora se aplica en la base del IRPF se haga en la cuota. Este cambio en las casillas de la declaración de la renta persigue, según Miguel Ángel Fernández Ordoñez, poner fin a la "injusta" situación de la última reforma impositiva del PP, donde se prima más a las familias con mayores recursos.

"Me parece que una norma razonable es ayudar al que más lo necesita y no al que menos. El sistema del Gobierno anterior es ayudar más al que menos lo necesita", indicó. Mientras la deducción en la cuota es igual para todos, la desgravación en la base es proporcionalmente mayor cuanto más alta es la renta del contribuyente.

En la actualidad, la desgravación por cada hijo se sitúa entre 1.400 y 2.300 euros. Esta cantidad se descuenta de la base y no paga el IRPF. Si lo hiciera, tributaría al tipo medio del contribuyente, que es más alto cuanto mayores son sus ingresos. Ésta fue la principal reforma que introdujo el PP en el año 1999, cuando cambió el IRPF. Hasta entonces, las deducciones por hijo se aplicaban en la cuota, en una cantidad fija, igual para todas las rentas. A este esquema es al que quiere volver Hacienda.

Fernández Ordóñez reconoció también que hay sectores alterados por el encarecimiento del petróleo, por lo que los ministerios de Economía y de Agricultura están estudiando medidas "que no tengan que ver con la variación de los precios relativos". En este sentido, insinuó que las ayudas vendrían por la modificación del sistema fiscal de módulos que tienen los agricultores para tributar por el IRPF (pagan una cantidad en función de una estimación de sus ingresos y no se rigen por la tarifa general, como el resto de contribuyentes). Descartó rebajar las cargas impositivas que gravan los gasóleos agrícolas, como piden agricultores y transportistas, ya que "no lo permitiría la UE".

También adelantó otras reformas, como la de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, "aunque mantendremos las bases de este texto, hay cosas que no son correctas". Y añadió: "Por ejemplo, no tiene sentido el enunciado de tener déficit cero en cualquier situación, sino que en épocas de bonanza de la economía se podría exigir superávit a las administraciones públicas".

Respecto a las críticas que Fátima Bánez, diputada del PP, le lanzó sobre el cálculo de ingresos en los Presupuestos para 2005, Fernández Ordóñez dijo que "me juego lo que quiera" a que se cumplen los ingresos previstos, cuyos cálculos tildó de conservadores.

Buenas previsiones

En la Comisión de Presupuestos también intervino el secretario de Estado de Economía, David Vegara, que se mostró optimista sobre el futuro de la economía española. "En el tercer trimestre del año tendremos mejores datos que durante el primer semestre, como ya indican las exportaciones, importaciones y la producción industrial". Aseguró que no había desaceleracion en la creación de empleo y que durante septiembre el empleo había evolucionado de forma positiva.

Este optimismo lo mantiene sobre las previsiones para el año que viene, donde se cumplirá el crecimiento del 3% del producto interior bruto (PIB). "El Fondo Monetario Internacional (FMI), teniendo en cuenta ya un escenario de petróleo caro, ha pronosticado que nuestra economía crecerá el 2,9%". Así, respecto al alza del crudo apuntó que los agentes económicos estaban respondiendo bastante bien y que había que "huir de esa unicidad entre el precio del crudo y el crecimiento".

Vegara reiteró también su apuesta por la productividad de la economía, algo "que no se consigue por decreto, sino que exige tiempo y abundar en las líneas del Gobierno de inversión en I+D+i (investigación, desarrollo e innovación), aumentar la competencia y favorecer el diálogo social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2004