OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Al final, sin tren ligero en Pozuelo...

La mayoría de los ciudadanos de Pozuelo nos quedamos muy perplejos por los "acuerdos" alcanzados por el alcalde de esta localidad y la Comunidad de Madrid con relación al trazado final del tren ligero en Pozuelo. Más aún cuando somos conocedores de que dichos "acuerdos" se han establecido a 10 días de adjudicarse las obras.

Todavía nos sorprende más que ambas instituciones hayan llegado a tales "acuerdos" sin que se haya presentado ninguna alegación al plazo legal, que acabó en julio.

No terminamos de sorprendernos cuando verificamos que dicho proyecto, con el trazado final en base a esos "acuerdos", quedará definido como no rentable para tan alto presupuesto, toda vez que la gran mayoría de la población de Pozuelo tendrá que continuar tomando el tren de cercanías en la actual estación de ferrocarril de Pozuelo de Alarcón, porque le vendrá más a mano que las estaciones del futuro tren ligero.

Toda la población del casco antiguo, en donde la clase medio-baja trabajadora y los emigrantes abundan, tendrá que optar entre continuar usando los presentes medios de transporte o hacer un recorrido a pie muy largo para tomar el tren ligero.

Los vecinos de los aledaños de la avenida de Pablo VI, los de la calle de Francia y primer tramo de la avenida de Europa (a pesar de las protestas de unos cuantos por el anterior trazado) también se verán condenados a trepar cuestas hasta la avenida de las Dos Castillas para poder usar el futuro medio con el nuevo trazado después de los "acuerdos".

Lo que se ha diseñado después de los "acuerdos" no es un tren ligero para Pozuelo de Alarcón, sino para una periferia de esta localidad, que beneficiará a los estudiantes de la universidad y a más de algún centro de negocios, pero no a los habitantes de Pozuelo, que sólo lo olerán de lejos.

Ya nos parecía a la mayoría de los vecinos demasiado bonito para ser cierto. ¡Que no digan que será un tren ligero para Pozuelo!

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de octubre de 2004.