Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comercio critica la aprobación de un centro de El Corte Inglés en Badalona

La Generalitat exige que las plusvalías sirvan para modernizar el sector

La decisión de la Generalitat de aprobar la implantación de un centro de El Corte Inglés y de una zona comercial en la Ciudad Deportiva del Joventut, en Badalona, provocó ayer el frontal rechazo de los comerciantes de la ciudad. Los vecinos se mostraron a la expectativa, mientras que CiU criticó la decisión y se alineó a favor de los pequeños comercios.

La decisión de la Generalitat se ha tomado por primera vez con el voto en contra de la Comisión de Equipamientos, que reúne a la Generalitat, pero también a los comerciantes y a las cámaras de comercio.

Pese a autorizar las implantaciones de ambos centros, el consejero de Comercio, Pere Esteve, anunció ayer que pondrá condiciones a ambas instalaciones. La primera es que El Corte Inglés sólo podrá construir 17.500 metros cuadrados en el solar que adquirió hace dos años en la zona de Can Llamas.

El proyecto del Joventut de Badalona deberá limitarse a 7.500 metros cuadrados. Se exigirá al Ayuntamiento que destine los ingresos que obtenga por el impuesto de plusvalías de ambas operaciones a "la mejora y modernización de las estructuras comerciales locales". El proyecto de Joventut deberá tener pequeños establecimientos de menos de 700 metros cuadrados o bien una zona dedicada exclusivamente a la venta de material deportivo. Esteve dijo ayer que si se cumplen estas y otras condiciones se concederá la licencia a ambos proyectos comerciales, que tienen el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad.

De acuerdo con la resolución del Departamento de Comercio, todas las partes implicadas en el proyecto tendrán que firmar un convenio en el que se se exigirá al consistorio un estudio de viabilidad y otro de movilidad de estos dos centros.

El presidente de la Asociación de Comerciantes de La Salut, Albert Badia, dijo que la implantación de ambos centros supondrá "el fin del pequeño comercio". Las asociaciones de vecinos están a la expectativa. La Federación de Asociaciones de Vecinos de Badalona abogó por crear un "patronato en el que intervengan todas las partes implicadas", declaró el presidente de esta organización, Julio Molina.

Los partidos de la oposición se mostraron divididos: Convergència i Unió (CiU) en contra y el Partido Popular matizadamente a favor. El ex consejero de Comercio y diputado de CiU Antoni Fernández Teixidó afirmó: "Los intereses de los comerciantes salen perjudicados con esta decisión. El consejero Esteve está en su derecho de adoptar la decisión que ha tomado, pero nosotros siempre respetamos la opinión de la Comisión de Equipamientos Comerciales, que en este caso estaba muy meditada. Ahora se debe abrir un proceso de diálogo con todas las partes para llegar al máximo consenso posible en este asunto".

El concejal del PP Ramón Riera puntualizó que la creación de un centro comercial beneficiaría a la ciudad, aunque destacó la necesidad del diálogo y el consenso entre las administraciones municipal y autonómica.

Iniciativa per Catalunya Verds-Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUiA), socia en el gobierno municipal, se muestra contraria a la ampliación de la Ciudad Europea del Baloncesto.

La alcaldesa de Badalona, la socialista Maite Arqué, sostiene que ambos centros ayudarán a configurar una "amplia zona comercial, con calles para peatones y señalizaciones adecuadas para conducir a los centros de referencia comerciales de todo el entorno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 2004