Entrevista:PEPE ESCRIBANO | Diseñador industrial de muebles

"La preocupación no es Ikea sino China"

Pregunta. Dicen que siempre está en China.

Respuesta. No, lo que ocurre es que hubo un intento de la Feria de Shanghai de contratarnos al Grupo IDI, pero no cuajó del todo.Ahora hay una oferta, pero de momento estoy matriculado para aprender chino. China es una bestia que está despertando. P. ¿Tiene muchas posibilidades? R. Las tiene todas. Está contratando a todos los diseñadores de todo el mundo. Tienen tecnología punta alemana e italiana, incluso la materia prima. P. ¿Qué inquietud causa esto al sector del mueble? R. El empresario es un emprendedor que apuesta fuerte en su industria. No pueden competir contra lo que les viene, pero busca vías a través de la asociación y la comercialización. Los cambios ya se ven: en la Feria del Mueble de Valencia habrá más de un 60% de producto de China, aunque a menudo disfrazado como producto nacional. P. ¿En la Feria del Mueble de Valencia se copia tanto como se dice? R. Mucha gente cree que es el diseñador quien copia, pero el diseñador es tan creativo que no le hace falta. Copian los fabricantes que no quieren contratar diseño. Lo que ocurre es que cada vez hay más protección del producto y se levantan actas notariales. La feria pasada hubo diez o doce plagios fuertes.

P. ¿El desembarco de Ikea en Valencia es percibido como una amenaza desde el sector?

R. Pueden venir las ikeas que quieran. El sector no lo vive como una preocupación. La preocupación de los fabricantes es que los distribuidores empiecen a comprar muebles en China. Ikea ya compra en China. La preocupación no es Ikea sino China.

P. ¿El entorno industrial de Benetússer le determinó ser diseñador?

R. Lo determinan la necesidad y la inquietud: soy creativo desde nano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. ¿Qué persigue en sus diseños?

R. Mi lema es que que si hay una necesidad hay que diseñarla. Ése es mi trabajo, desarrollar estas necesidades.

P. ¿Sin necesidad no hay diseño?

R. No, para mí tiene que tener una utilidad y una función en el entorno al que va destinado. Si no, es una pieza estática que no sirve para nada.

P. ¿Le gusta innovar?

R. Me gusta innovar, pero también soy realista. El fabricante tiene que rentabilizar el producto y amortizar la inversión. También la industria está continuamente innovando en materias primas y en todo, y nosotros estamos en ese entorno. El espacio cada vez es más reducido y los muebles varían. No podemos pensar en grandes estructuras, sino en la ergonomía del producto... Hay una influencia asiática que da un poco más de desahogo en el hábitat y occidente la acepta perfectamente.

P. Para usted China no sólo es un mercado. En su estudio todo son referencias chinas.

R. Es que practico artes marciales. Tengo un gran respeto por todo lo bien realizado. No soy una persona agresiva, pero en las artes marciales hay un trabajo muy profundo, costoso y admirable. Practico la parte marcial del tai-chi y me sienta muy bien.

P. ¿Cómo vivió el paso del papel al ordenador?

R. Para mí fue como aprender el Catón. Yo era de lápiz. Estuve convencido durante mucho tiempo de que para diseñar no hacía falta el ordenador, incluso grabé mi discurso en un vídeo. Luego me lo he tenido que tragar en parte. El diseño inicial se produce en la cabeza y en un papel. El ordenador es un arma de trabajo para realizar, actualizar y pulir, pero no hay nada como un lápiz y un trozo de papel.

EN DOS TRAZOS

Pepe Escribano (La Torre, 1948) está sectorizando con otros compañeros del Grupo IDI, al que pertenece, la Feria del Mueble de Valencia. De niño, el cura lo sacaba a la pizarra para que dibujara el Evangelio que estaba explicando, y tras los estudios primarios, con esta disposición al dibujo, empezó a trabajar en la madera y a alternar la jornada con las enseñanzas de Artes y Oficios. Hoy su sello está estampado en muchas empresas de muebles nacionales e internacionales. De su estudio ha salido el mobiliario de los hoteles Floridian y Contemporary de Disneyworld, en Orlando, o el del Chicago de Nueva York, así como algunas vitrinas de la joyería Tiffany's.

Sobre la firma

Miquel Alberola

Forma parte de la redacción de EL PAÍS desde 1995, en la que, entre otros cometidos, ha sido corresponsal en el Congreso de los Diputados, el Senado y la Casa del Rey en los años de congestión institucional y moción de censura. Fue delegado del periódico en la Comunidad Valenciana y, antes, subdirector del semanario El Temps.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS