Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:UN PASO POR DELANTE | Apuntes

Tras los premios, oposición

Licenciada en Derecho, María Soriano ha recibido el VII Premio de Estudios Jurídicos Universitarios

El de María Soriano es un expediente épico: 29 matrículas de honor salpicadas con 8 sobresalientes que vienen a ser los "tizones" de un título en Derecho conseguido en la Universidad Cardenal Herrera-CEU hace un año. Dicho balance académico y su monografía Justicia y Virtud: conceptos cambiantes le han valido la concesión del VIII Premio de Estudios Jurídicos Universitarios Manuel Broseta, que le ha sido entregado este mes en un acto presidido por el presidente del Consejo General del Poder Judicial, José Hernando Santiago y el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que loaron el trabajo. "La verdad que me hice mucha ilusión", señala la joven de 24 años con un expediente premiado con distinciones que se concatenan desde que en COU recibiera de manos del entonces embajador de EE UU en España, Richard G. Capen el premio al mejor alumno de los colegios americanos españoles. De su formación en un colegio bilingüe valora muy positivamente las competencias lingüísticas y la percepción que imprime de la pertenencia a un orbe cada vez más global. Sentimiento que fue desarrollando tras sus veranos en Suiza y Francia donde mejoró su francés. También rememora con especial ternura su participación en un simulacro internacional de Naciones Unidas en La Haya, con 18 años. "Me nombraron representante de Singapur. Me tocó empaparme todo sobre este país y exponer el conflicto greco-chipriota en inglés que estuve preparando todo un año en el colegio". A María siempre le ha encantado viajar y ha viajado. Lo quiere abarcar todo con la elocuencia y la velocidad con la que habla. Tiene necesidad de aprender. Se matriculó en Medicina en la Universitat de València, carrera que dejó cuando llegó diciembre y, sin perder el curso, la aceptaron en la Cardenal Herrera, donde en un tiempo récord preparó los exámenes de febrero. A lo largo de los estudios universitarios, en los que fue becada, le concedieron más premios, entre ellos al rendimiento académico de la Generalitat. "Siempre he estudiado como si preparara una oposición", señala esta joven con "fama de empollona", aunque insiste que "le ha dado tiempo a hacer de todo". Mucho deporte, ha estado en varios equipos de atletismo y baloncesto amateur, cine y también lecturas. De lo que más orgullosa se siente es de la beca concedida por el Senado para participar en el Seminario Jiménez Abad. Allí durante quince días pudo conocer los entresijos de la cámara alta y a sus protagonistas: Desde Cristina Almeida a Esteban González Pons, etcétera... "Luego he coincidido con González Pons, ya como consejero durante la entrega de premios al rendimiento académico y a Esperanza Aguirre la vi en un viaje a Sevilla y se acordaban de mí. No veas la ilusión". También fue premiada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana en su Concurso de Casos Prácticos.

Ahora prepara una oposición para el Cuerpo de Registradores de la Propiedad y Mercantiles. "Desde hace un año que empecé, sólo estudio y nado una hora diaria". Sus días empiezan a las 7.00; los viernes "canta" los temas a su preparador y los sábados descansa. "A veces pienso que esto es imposible. Que me desborda, pero te lo tienes que creer. Estás contra tí mismo y nada más, no como en un despacho. Aquí la única que se exige soy yo", concluye entre millones de papeles y dos cronómetros con los que calcula que sus exposiciones no superen los diecisiete minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 2004