_
_
_
_

Cataluña paga al sector privado 300 euros más por alumno que la media española

Los expertos denuncian la "permisividad" del anterior Gobierno de CiU

La Generalitat paga anualmente por alumno a los centros escolares concertados catalanes unos 300 euros más que la media española, según el informe Las desigualdades territoriales de la enseñanza en Cataluña, realizado por la Fundación Jaume Bofill. El estudio señala las consecuencias de la política de los sucesivos gobiernos de CiU: allí donde se concentra más sector privado, más desciende el rendimiento académico de la escuela pública.

Entre 1992 y 2002 la Generalitat gastó en la escuela concertada mucho más que la media española. En 2000 el gasto anual por estudiante se situaba en 2.149 euros, mientras que la media estatal era de 1.840 euros. Tan sólo el País Vasco y Navarra destinaban cantidades similares, aunque con la diferencia de que su inversión en los centros públicos era también elevada, lo que no sucedía en Cataluña.

El informe denuncia que esta falta de inversiones en el sector público tiene el agravante de que se produjo cuando la población escolar de Cataluña alcanzó sus niveles más bajos debido al impacto del descenso demográfico, traducido en una pérdida del 17,8% del alumnado en enseñanza no universitaria entre 1992 y 2000. Esta situación ofrecía la posibilidad de mejorar la calidad de la enseñanza, pero el anterior Ejecutivo no lo supo aprovechar.

El diagnóstico de los expertos Xavier Bonal, Xavier Rambla y Marc Ajenjo analiza las diferencias entre las diferentes comarcas del territorio catalán en función de la mayor o menor presencia del sector privado concertado. El informe observa "un retraso" de la educación en Cataluña en cuanto a financiación del sistema educativo y también una escasa tasa de escolarización en los niveles posobligatorios: bachillerato y formación profesional.

Desigualdad territorial

La presencia desigual de la enseñanza privada en el territorio catalán tiene efectos perversos en los resultados académicos. En las comarcas donde prevalece el sector concertado los niveles bajan en la escuela pública. El informe señala que en aquellas zonas que ofrecen más bachillerato privado, el rendimiento en el público es inferior: el 67,18% frente al 79,5%. Justo lo contrario ocurre en las comarcas donde la oferta privada es más reducida.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La preponderancia de la escuela concertada se da de forma especialmente acusada en el Baix Llobregat, Barcelonès, Garraf, Gironès, Segrià, Vallès Occidental y Vallès Oriental. En estas comarcas la diferencia entre la tasa de graduación de los alumnos es de 20 puntos a favor del sector privado en detrimento del público. Asimismo, en aquellos territorios donde la presencia de la escuela privada es más elevada, la segregación social se acentúa. Este es el caso del Barcelonès, donde dos terceras partes del alumnado pertenecen al sector privado, mientras que la media catalana es del 42%.

El informe aporta un dato revelador: la concentración de estudiantes de origen inmigrante es mayor en las comarcas con más presencia de enseñanza privada, como las de la zona metropolitana de Barcelona, la Cataluña central, Tarragona, Lleida y Girona.

Los autores del estudio reclaman una revisión de la política de concertación desde el punto de vista de la planificación territorial. Xavier Bonal, de la Universidad Autónoma de Barcelona atribuyó a la "inacción" y la "permisividad" de los Gobiernos de Convergència i Unió la polarización y segregación existente en el sistema educativo catalán y subrayó la importancia de que "los centros concertados contribuyan a la red de utilidad pública".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_