Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VISTO / OÍDO

El pasado a la rusa

"Sabemos cómo pagó el Gobierno español, que mintió a la sociedad sobre los atentados, pero en Rusia, desgraciadamente, no hay una tradición de pasar factura ni por las mentiras ni por los fracasos", dice Alexéi Símonov, director de la fundación Defensa de la Transparencia Informativa: lo cuenta Rodrigo Fernández desde Moscú, en este periódico, el domingo. Y leo a Rajoy el mismo día: "No se puede estar constantemente debatiendo sobre el pasado. El tema del Yakovlev ya lo hemos debatido muchas veces. Juzgar la actuación de un Gobierno que ya no lo es no tiene precedentes en democracia". Todos son iguales, entre sí y a Pinochet, que vuelve a hacerse el loco. "Federico Trillo ya no es un miembro del Gobierno", dice éste. Eso sí, es diputado: pero se sabe que no tiene importancia: listas cerradas, partidos de bloque, disciplina de voto... Sólo un diputado. ¿Para qué va a dimitir, si no puede hacer daño? Ni Aznar, que no es ni diputado: ¿para qué va a comparecer en la comisión sobre los atentados de Atocha? Eso no lo quieren ni los socialistas. Respetan mucho a los jefes de Gobierno.

En realidad ¿por qué se celebran estas sesiones, si el asunto es ya del pasado? No hablemos de la guerra: ¿por qué hay personas que quieren ganar la memoria histórica? Pero, en cambio, hay un organismo institucional dedicado a conmemoraciones y centenarios. El PP volcó mucho en recuperar a Carlos V y a Felipe II, que probablemente tienen gran culpa en la decadencia de España y por tanto en el fracaso escolar actual. No lo digo en broma: los dogmas, las censuras, las prohibiciones, los fusilamientos de maestros (y de discípulos), el analfabetismo, el cierre a los libros, al teatro y a las películas del extranjero, las quemas de bibliotecas, lo que se puede decir y lo que no se puede decir, han tenido durante estos últimos siglos un efecto que estamos viendo. Pongo a Rajoy mismo como ejemplo. O Trillo que ya no tiene que responder de nada... O las Damas de la Cultura elegidas por Aznar para ministras, con sus leyes catolicoinfernales.

(Claro que tiene que declarar Aznar. Ellos dicen que no hace falta, porque ya lo ha dicho todo Acebes: ¡diez horas y sólo fue una vez al cuarto de baño! Les gustan próstatas y vejigas de legionarios: "Cada uno será lo que quiera, nada importa su vida anterior". Trillo, Aznar, Putin, Pinochet...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de septiembre de 2004