Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA

El presidente no mencionó a Aznar en sus agradecimientos

"Cuarenta países estuvieron con nosotros en Afganistán y otros 30 en Irak. Y yo agradezco profundamente el valor y los sabios consejos de dirigentes como el primer ministro Howard (Australia), el presidente Kwasniewski (Polonia), el primer ministro Berlusconi (Italia) y, naturalmente, el primer ministro Tony Blair (Reino Unido)", dijo en su discurso del jueves por la noche George W. Bush, olvidando en esta recolección de nombres el de José María Aznar. El ex presidente del Gobierno español jugó un papel muy destacado entre los países europeos que respaldaron a la Casa Blanca y se reunió con Bush, Blair y Barroso en las Azores en vísperas de la guerra. Aznar ha mantenido además una relación personal intensa con Bush y se reunió con él en su última visita a Washington, en mayo.

En la referencia a los dirigentes internacionales, Bush hizo la lista mencionada de agradecimientos para criticar a su rival, John Kerry, al que acusó de llamar a los aliados de EE UU "una coalición de obligados y sobornados". Los así llamados, denunció el presidente, "son países como el Reino Unido, Polonia, Italia, Japón, Holanda, Dinamarca, El Salvador, Australia y otros, aliados que merecen el respeto de todos los estadounidenses, no el desprecio de un político". Bush concluyó su referencia diciendo: "Yo respeto a cada soldado de cada país que está a nuestro lado en la dura tarea de la historia. EE UU es un país agradecido, y EE UU no olvidará".

José María Aznar estaba invitado a la convención republicana, pero no asistió. En el grupo de observadores españoles invitado sí se encontraba Ramón Gil Casares, ex secretario de Estado de Asuntos Exteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 2004