Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bono admite que la misión en Afganistán "entraña riesgos"

El ministro explica el despliegue exterior a los grupos parlamentarios

El ministro de Defensa, José Bono, ha reconocido que la misión española en Afganistán "entraña riesgos, pero no es una acción bélica sino humanitaria", y subrayó que desde hace 14 años España es uno de los países que más ha contribuido en medios a la paz mundial, con más de 60.000 personas y 2.500 millones de euros. Bono informó ayer a los grupos parlamentarios sobre las misiones en el exterior.

El ministro de Defensa se reunió a puerta cerrada en el Cuartel General del Ejército con los portavoces de todos los grupos parlamentarios -excepto ERC y Nafarroa Bai, que no acudieron- para presentar a la nueva cúpula militar e informar de las misiones en el exterior. Bono, en declaraciones a los periodistas después de la reunión, destacó que a día de hoy hay 1.755 soldados españoles en las misiones de paz en el exterior, entre otras las que se desarrollan en Bosnia, Kosovo, Afganistán o Haití.

El ministro detalló que la misión española en Afganistán, cuyos primeros efectivos ya han comenzado a trasladarse, se compone de un hospital en Kabul, la capital, y el despliegue de un batallón en el norte del país, que estará integrado por unos 500 soldados. Su objetivo es velar por la seguridad en las elecciones presidenciales del próximo 9 de octubre. Este grupo regresará "en cuanto acabe el proceso electoral y en ningún caso estará más de 90 días en Afganistán", mientras que el hospital de Kabul, integrado en la misión de Naciones Unidas, tiene un carácter más permanente.

Sobre el peligro para los efectivos españoles, el ministro de Defensa admitió que "hay terroristas en Afganistán". "Es el país de los talibanes, donde se esconde Bin Laden, el país del tráfico de armas y drogas y el lugar donde algunos señores de la guerra pretenden seguir imponiendo la razón de la fuerza en vez de la fuerza de la razón", afirmó.

Sin embargo, Bono añadió que "nos tiene que llenar de orgullo y satisfacción" el hecho de que "en toda la zona norte de Afganistán serán las fuerzas españolas las que garanticen el derecho al voto".

El ministro afirmó también que las tropas estarán totalmente operativas hacia el 30 de septiembre y evitó detallar el calendario concreto del traslado, porque "el nivel de exactitud y publicidad podría ser utilizado por personas con intenciones no coincidentes con la paz". Tras señalar que la financiación del despliegue corresponde al Gobierno, Bono matizó que algunas partidas serán reintegradas una vez que haya comenzado la misión internacional ISAF. El ministro aseguró que "todo el personal viajará en aviones convencionales de pasajeros y no en aviones de carga".

Los portavoces de los grupos parlamentarios, salvo los de IU y BNG, mostraron su respaldo a la misión en Afganistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2004