Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alierta se declara "profundamente honesto"

Se esperaba, con ansiedad más periodística que popular, la primera comparecencia pública de César Alierta, tras las declaraciones de algunos miembros del Gobierno (los titulares de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, y de Industria, José Montilla) sobre la necesidad de que los presidentes de las empresas privatizadas fueran gestores "honestos" y "responsables". Aquellas palabras se interpretaron como inminente relevo en alguna de esas presidencias, nombradas a dedo por el Gobierno del PP. Quizá por eso Alierta, que intervino por la mañana en el XVIII Encuentro sobre Telecomunicaciones, prefirió quedarse hasta la tarde, y hacerse la foto junto a Montilla.

Ésa fue su mejor respuesta, o al menos la única, para quienes le colocan en la cuerda floja. Porque el presidente de la mayor empresa española no quiso oficialmente entrar en la polémica y, a la pregunta de un periodista sobre si se sentía aludido por esas declaraciones, se limitó a señalar "No voy a hacer ningún comentario sobre eso". A continuación, otro periodista le inquirió si se sentía honesto y, tras unos segundos de reflexión, levantó la cabeza y dijo: "Yo soy profundamente honesto".

A principios de mes, Pedro Solbes cuestionó el perfil de ciertos presidentes de empresas privatizadas bajo el mandato del PP -sin aludir expresamente a Alierta- y se mostró "sorprendido" por las características de algunos. Días más tarde, Montilla recordó que esos gestores deben ser "honestos, capaces y competentes".

En las ponencias de la tarde, el ministro de Industria no aportó más novedades sobre el asunto cuando le inquirieron los reporteros. "El Gobierno no pone ni quita presidentes de empresas privatizadas o que actúen en sectores regulados. Eso corresponde a los accionistas. Lo que quiere el Gobierno es que sean capaces y honestos", reiteró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2004