Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Incendio en el bosque del Humedal

El pasado 13 de julio hubo un incendio en el bosque del Humedal, pocos días antes había habido otro más pequeño no por eso menos grave, éste ha sido más grande, más dañino para el bosque y, por tanto, para los vecinos de Coslada.

¿Cuánto terreno, árboles y fauna han sido afectados? Imaginamos que las autoridades habrán hecho un balance del suceso. A nosotros, particularmente después de haber estado en el lugar y evaluar la gravedad, nos parece trágico perder simplemente un árbol, y han sido más de 200 taráis, paraísos, olmos y álamos los que se han perdido para siempre. Acérquense al lugar y juzguen ustedes mismos incluso sobre la fauna, pues sin duda que habrá algún cadáver calcinado entre las cenizas.

Los bomberos in situ no determinaron exactamente las causas del incendio, pensaban que se originó en la zona más poblada de pastizal, justo donde hay más vegetación y los árboles son más grandes y frondosos y luego se extendió hacia la ladera quemándolo todo y acercándose al pinar, el camino que separa los pinos del resto del bosque hizo de cortafuegos, descartaron que se produjera en las cercanías de la avenida del Esparragal.

Ahora que se ha detenido al presunto autor de los incendios de Huelva nosotros nos preguntamos por el responsable de lo sucedido en Coslada.

El causante que ha cometido este delito, pues de un delito hablamos, probablemente nunca se conozca, ya se haya cometido fortuita o intencionadamente. De cualquier manera a quién le importa, son sólo árboles y bichos, los bichos son gratis, los pone la naturaleza, y los árboles los puso el Ayuntamiento y como éstos los hemos pagado a escote entre todos los ciudadanos, a nadie parece preocuparle.

Esperamos que alguien pida o exija responsabilidades. Para nosotros, los responsables últimos son el alcalde y el concejal de Medio Ambiente junto con todo el equipo de Gobierno de la Corporación municipal, porque son los responsables del mantenimiento en perfecto estado de todas las zonas verdes del municipio que son patrimonio de todos los vecinos, y su negligencia en la conservación del parque permite estas situaciones.

Léanse el artículo 168.1 de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, que obliga a los propietarios de los terrenos a mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad, ornato público y decoro, o incluso, el artículo 45 de la Constitución Española, sobre el medio ambiente y quién debe vigilarlo y protegerlo.

Alguien debería de actuar y pedir responsabilidades, la fiscalía para delitos contra el medio ambiente, la Comunidad, el Ministerio de Medio Ambiente... a quien corresponda.

Hay que ser un irresponsable y no merecer estar en el cargo en el que se está para que con las advertencias que en los días anteriores al incendio hizo la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad, véase El PAÍS del 4 de julio, y la carta remitida al alcalde que la Plataforma en Defensa del Bosque del Humedal pasó por registro en la primera semana de junio advirtiendo sobre los riesgos de incendios en esta época del año y más aun con el año de lluvias que hemos tenido, no se haya actuado de ninguna manera no sólo en el bosque del Humedal, sino de todas las zonas arboladas del municipio limpiándolas y desbrozándolas.

Recordemos que el año pasado hubo un incendio en la calle de la Virgen de la Cabeza y allí siguen como monumento a la ineficacia y a la mentira un par de decenas de pinos achicharrados, me temo que ahora tendremos dos monumentos, parece ser que a nadie en esta corporación le importa mantener las zonas arboladas.

Pero bueno, no pasa nada, son sólo eso, árboles y bichos. ¿A quién le interesa? A cuatro locos por la naturaleza, cuatro ecologistas y cuatro pirados que se van a correr y a pasear al campo, no son votos suficientes para malgastar esfuerzos y energías, ¿verdad? Por el contrario, la superficie quemada es fácil de recalificar. Es de desear que este suceso no acelere procesos urbanísticos especulativos de dudosa rentabi-lidad para los vecinos de Coslada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de agosto de 2004