Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el hijo mayor de Pinochet por presunto fraude tributario

El caso es ajeno a las cuentas secretas del Banco Riggs

La policía civil detuvo ayer por la mañana a Augusto Pinochet Hiriart, hijo mayor del ex dictador chileno, por su presunta responsabilidad en un caso de facturas falsas y fraude tributario en ventas de automóviles. La detención se produjo por orden de la fiscalía regional de la provincia del Maile y coincide con la investigación de las cuentas secretas de su padre en el Banco Riggs de Estados Unidos.

Pero el caso de Pinochet Hiriart no tiene relación aparente con la situación de su padre Augusto. Se trata de una causa que la justicia investiga desde hace más de dos años por orden del Servicio de Impuestos Internos, que anda tras los pasos de tres bandas dedicadas a la confección de facturas falsas, que provocaron pérdidas al fisco de 650.000 dólares.

Dos de los ocho imputados en este supuesto fraude, además de Pinochet Hiriart, fueron detenidos ayer en Curicó, a 200 kilómetros al sur de Santiago. Uno de los cabecillas, sorprendido hace más de un año, viajaba en un BMW rojo con matrículas falsas a nombre del hijo del ex dictador. Pinochet Hiriart estuvo a punto de ser declarado en rebeldía entonces por el tribunal, al no presentarse para explicar el origen de la documentación. Si se demuestra el delito tributario, los implicados se arriesgan a penas de cinco años de cárcel.

El abogado de Pinochet Hiriart declaró su "profunda sorpresa y molestia" por esta detención, que calificó de "sintomática", ya que se produce cuando la justicia investiga al ex dictador.

No es la primera vez

Los hijos de Pinochet ya han estado implicados en diversas acusaciones de fraude. El mismo Pinochet Hiriart recibió un pago del Ejército por unos tres millones de dólares para la compra de la fábrica de armas Valmoval. Cuando la justicia civil investigó este caso, el general Pinochet, que entonces aún era comandante en jefe del Ejército, presionó con acuartelar las tropas.

Pero ahora, el primogénito se enfrenta a una situación difícil: no tiene al poder militar detrás, y su padre tiene problemas para explicar el origen de los fondos (entre cuatro y ocho millones de dólares) que tenía en las cuentas secretas del Banco Riggs.

El presidente Ricardo Lagos reconoció su incomodidad con este asunto. "Quiero ser bien franco. Todo el país sabe que fui un opositor al general Pinochet. Pero esto que apareció [las cuentas] no me gustó por Chile", dijo ayer en una entrevista en un canal de televisión. Agregó Lagos que, sin justificar las violaciones de los derechos humanos, se puede entender que haya elementos políticos mediante los cuales algunos quieran explicarlas, pero "esto otro no tiene explicación". Consultado sobre si ese dinero se origina en donaciones, como dicen los hijos de Pinochet, Lagos replicó que le parece "inadecuado", y citó su caso, señalando que a él, con el sueldo de presidente "no me da para comprarme una casa nueva".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 2004