Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Médicos Sin Fronteras se retira de Afganistán después de 24 años

Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció ayer su retirada de Afganistán. Tras prestar ayuda a la población civil durante 24 años y bajo todos los regímenes -la ocupación soviética, la guerra civil, los señores de la guerra y los talibanes-, la ONG considera que, en la situación actual, ya no puede actuar de forma independiente. El asesinato, el pasado 2 de junio, de cinco de sus trabajadores aceleró la decisión. "Estamos dispuestos a trabajar en zonas inseguras", se defendió ayer en Madrid Teo Kreuzen, el coordinador de las operaciones en Afganistán. Lo que les lleva a retirarse hoy, afirma, es que ya no cuentan con el necesario respeto de las partes en conflicto.

Nadie se libra de las críticas, pero Rafael Vila Sanjuán, el director de MSF España, destaca el papel de la coalición liderada por EE UU: "La ayuda humanitaria es considerada como parte de la guerra contra el terrorismo". Da como ejemplo las octavillas que lanzaron los estadounidenses sobre zonas tribales y en las que amenazaban con retirar la ayuda si los civiles no delataban a los talibanes. Estos últimos, dice Vila Sanjuán, han hecho suyo el lema del presidente Bush -"En esta guerra, con nosotros o contra nosotros"- al reivindicar el asesinato de cinco cooperantes y acusar a MSF de colaborar con EE UU. "En esta guerra, nosotros no estamos de ningún lado", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de julio de 2004