Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caffarel detecta que las previsiones publicitarias de RTVE "están hinchadas"

Las cuentas de RTVE no le cuadran a la directora general, Carmen Caffarel. Para este año, el presupuesto elaborado por el anterior equipo preveía en la partida de ingresos una recaudación por ventas (ingresos publicitarios esencialmente) de 840 millones de euros. Sin embargo, Caffarel explicó recientemente al Consejo de Administración de RTVE que tales ingresos "están hinchados". Un portavoz del grupo público de comunicación ratificó ayer esta valoración, pero no precisó la cuantía de la desviación económica detectada.

Estos y otros datos fueron expuestos el pasado lunes por Caffarel y el secretario general de RTVE, Jaime Gaiteiro, a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). La comisión integrada por ambos organismos terminará de perfilar el anteproyecto de presupuesto para 2005 la próxima semana.

A tenor de lo previsto en los presupuestos del actual ejercicio económico, la partida de ingresos publicitarios debería crecer un 10,5% respecto a la recaudación del año anterior. Se pasaría así de los 759 millones de 2003 a los 840 millones del ejercicio en curso. En los seis primeros meses de este año, la consultora InfoAdex le adjudicaba a TVE una facturación publicitaria de 388 millones de euros, un 7,7% más que el año anterior.

La caída de ingresos ha ido acompañada de un notable descenso en la audiencia. Durante el primer semestre de 2003 la cuota de pantalla de TVE fue del 30,8%. En el mismo periodo del año en curso InfoAdex refleja que bajó al 28,5%. Los ingresos publicitarios y la audiencia suelen circular en paralelo y cada punto de share o cuota de pantalla se traduce, según los publicistas, en alrededor de 12 millones.

Para intentar equilibrar las cuentas, Caffarel tiene intención de solicitar al Gobierno una autorización para incrementar su capacidad de endeudamiento este año, según fuentes del Ente Público. El dinero que queda en la caja no permitiría cubrir las necesidades para llevar a cabo una programación acorde con los criterios de "calidad" que ha expuesto la directora general desde que accedió al cargo.

Caffarel se ha quejado en el Congreso de los Diputados de la "herencia" recibida y ha criticado especialmente que el anterior director general, José Antonio Sánchez, dejó comprometido casi el 90% del presupuesto para la compra de programa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2004