Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de 'okupas' invaden sedes de los partidos del Gobierno catalán

Los activistas protestan por la política de desalojos del Ayuntamiento de Barcelona

Un centenar de okupas invadieron ayer por la mañana, en Barcelona, las sedes centrales de los partidos que integran el Gobierno tripartito catalán (PSC, ERC, ICV) y también la sede del Ayuntamiento, que gobierna el socialista Joan Clos. Protestaban por la situación en que se encuentran los jóvenes que viven en la antigua fábrica Hamsa del barrio de Hostafrancs, donde permanecen encerrados desde hace 115 días a la espera de un anunciado desalojo.

La sede del Partit dels Socialistes (PSC) fue la primera en recuperar la normalidad, después de que la policía entrase en las oficinas de los socialistas en la calle de Nicaragua. Los agentes, que no actuaron en ningún momento, se limitaron a identificar a los nueve jóvenes que habían entrado en los locales de este partido.

A la misma hora, 17 personas habían ocupado la sede de Esquerra Republicana (ERC). Casi tres horas después, el grupo decidió abandonar por su propia cuenta el edificio tras entrevistarse con David Minoves y Oriol Amorós, dirigentes del partido. "Ha sido un diálogo franco y pacífico", dijo Minoves. "Esquerra siempre está dispuesta al diálogo sin necesidad de llamar a la policía", añadió.

Los okupas que se marcharon de la sede de ERC se acercaron entonces a la de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) en la calle de Ciutat, donde ya se habían encerrado una cincuentena de sus compañeros. Alrededor de las tres de la tarde decidieron abandonar la sede de la formación ecosocialista, lo que hicieron sin que se produjeran incidentes. Antes leyeron un manifiesto en contra de la política municipal en materia de desalojos. Una vez fuera, un portavoz de los manifestantes aseguró que "habían cumplido su objetivo" y no descartó realizar otros actos similares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2004