Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 50 'okupas' toman La Pedrera de Barcelona en protesta por el desalojo de una fábrica

Unos 50 okupas han permanecido durante varias horas atrincherados en el edificio modernista de La Pedrera de Barcelona y algunos de ellos se han descolgado con cuerdas desde el tejado, en protesta por el desalojo de la antigua fábrica Hamsa. Por la tarde, en la manifestación convocada por este grupo han resultado heridos dos agentes de la guardia urbana y un periodista.

Según fuentes de la Guardia Urbana de Barcelona, un sargento y un agente que circulaban en un coche patrulla por la carretera de Sants a la altura de la calle Guadiana se vieron rodeados por un grupo de okupas que comenzó a arrojarles piedras, botellas y un cóctel mólotov contra el vehículo.

El periodista de La Vanguardia Lluís Sierra, que se encontraba en las inmediaciones, ha sido alcanzado por una botella y ha sufrido una brecha en la cabeza, por lo que ha sido trasladado al Hospital Clínico.

En la manifestación, en la que han participado unas 500 personas, grupos de okupas han quemado una decena de contenedores y han arrojado piedras contra cajeros automáticos y oficinas de inmobiliarias.

Las protestas empezaron por la mañana

Estos actos culminan una jornada de protestas que comenzó por la mañana hacia las 11.00 en la Via Laietana, donde entre 100 y 200 jóvenes cortaron el tráfico y avanzaron en dirección a las Ramblas por la calle Ferran. Posteriormente subieron por las Ramblas y prosiguieron su marcha por el Paseo de Gracia, donde también impidieron el paso de los vehículos en uno de los laterales hasta llegar a la confluencia con la calle Provenza, donde está La Pedrera. Albert Martínez, portavoz de los okupas, explicó después que un primer grupo de activistas entró en el edificio, camuflados entre los turistas.

Después, 30 okupas, según el portavoz del colectivo, se encadenaron a la terraza del segundo piso, mientras que desde la azotea se descolgaron con cuerdas otros seis activistas, algunos por el patio interior y otros por la fachada del edificio, en la que desplegaron una pancarta con mensajes de protesta por el desalojo del "centro social autogestionado" La Hamsa. Sobre las 14.00, la policía desalojó a los jóvenes, aunque dos siguieron colgados en la fachada del edificio. A las 15.40, los dos últimos jóvenes que estaban colgados con cuerdas de escalada de un balcón del último piso y de la azotea bajaron del edificio.