Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco nuevos y enérgicos discos en Oihuka

El sello donostiarra Oihuka, vinculado a la discográfica Elkarlanean, no discrimina a los artistas por razones idiomáticas, pero sí es posible encontrar un nexo común en su catálogo atendiendo a la contundencia con que se emplean sus artistas. Y sus cinco últimos lanzamientos, los nuevos discos de Bad F-Line, Disturbio, Nok, Kudai y Flyin' Freak, no suponen excepción alguna en ese aspecto.

Los guipuzcoanos Bad F-Line han publicado un nuevo elepé, el quinto de su discografía particular, sin título. En esta ocasión se distingue de sus predecesores por el color plateado de su portada, que resguarda 15 muestras de techno punk y rock industrial. El conjunto de Arrasate vuelve a unir la rabia de las guitarras eléctricas con el pulso sintético de sintetizadores, samplers y programaciones, como base de unos textos en castellano que aluden a cuestiones religiosas, sexo, conflictos bélicos, textos de Xabin Egaña y folclor vasco. Siete cortes son nuevos, y los ocho restantes "manipulaciones" de temas ya publicados.

También canta en castellano Disturbio, cuarteto de Salvatierra cuya segunda entrega se titula Pólvora. La discográfica presenta como hard-punk y rock callejero una suerte de célere punk rock insatisfecho que recuerda a colegas como M.C.D., Barricada y sus paisanos La Polla Records. Formado en 2000 por antiguos miembros de Síndrome de Descontrol y Desterrados, Disturbio debutó un año después con Sólo jugamos si ganamos (Discos Suicidas).

Las otras tres novedades que presenta Oihuka son los estrenos de otros tantos conjuntos. Dbkatuak es el Nok, banda formada el pasado año por Paul Erdozia, batería de Etsaiak. Su propuesta, pretendidamente contundente, recurre tanto a elementos del metal y del punk, como al contrapunto melódico de las voces femeninas.

Recursos del metal y del rock industrial también están presentes en Hutsa, primer elepé de Kudai. Fear Factory y Rob Zombie son los artistas con los que el sello editor compara al cuarteto donostiarra. Mientras, el quinteto vizcaíno Flyin' Freak se ciñe a patrones más clásicos y debuta con un disco de heavy metal titulado It's the time en el que se suceden los punteos de guitarra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de julio de 2004