Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un argelino resulta herido de gravedad en pleno barrio de Lavapiés tras recibir dos puñaladas

Hamid A., argelino de 28 años, resultó herido de gravedad tras recibir dos puñaladas el pasado viernes en su domicilio de la calle de Santiago el Verde 13, en el barrio de Lavapiés. Una de las heridas la recibió en la espalda y otra, la de mayor gravedad y de siete centímetros de profundidad, en el abdomen. El presunto agresor, Lázaro B. A., que está detenido, es de origen cubano. Vive en la cercana calle de Mira el Sol desde hace cinco años, según los vecinos de la zona.

La citada agresión se produjo en el transcurso de una discusión por un asunto de drogas, según la Jefatura Superior de Policía.

Fue un vecino que escuchó los gritos durante la pelea quien alertó a la policía de que se estaba produciendo una reyerta sobre las 22.00 del viernes en el número 13 de Santiago el Verde, una antigua corrala que será derruida por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, dentro de su plan de "cirugía de centro". La pelea entre los dos hombres se produjo, según Summa, en el propio domicilio de la víctima. Los policías desplazados hasta el lugar encontraron a la víctima tirada bajo el rellano de la escalera del portal y, a su lado, un cuchillo de cocina de entre 25 y 30 centímetros con restos de sangre, que sería, supuestamente, el arma utilizada por su agresor.

Hamid fue trasladado en una UVI móvil del Summa al hospital Clínico, con diagnóstico grave. Los médicos no temían ayer por su vida. Anoche permanecía ingresado en el hospital bajo custodia de la policía, ya que según estas fuentes, el argelino tiene abierta una orden de expulsión al no tener regularizada su situación en España. El ciudadano cubano, aunque intentó darse a la fuga, fue detenido en su domicilio sobre las 23.30, gracias a la ayuda de los vecinos. Cuenta con diversos antecedentes.

El inmueble donde se produjeron la reyerta ya fue noticia el pasado martes porque en él se produjo un incendio que destruyó una vivienda en la tercera planta. El siniestro ocurrió después de que varios vecinos, entre ellos una veintena de ocupantes ilegales, mantuvieran una discusión con los inquilinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de julio de 2004