Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FBI interroga a musulmanes en EE UU para evitar atentados

La policía federal de EE UU (FBI) está entrevistando a musulmanes y árabe-estadounidenses con la esperanza de obtener información que podría prevenir grandes atentados en este año de elecciones, según abogados de algunos de los interrogados. Esa actividad, que se lleva a cabo en todo el país, ha sido decidida como consecuencia de informes del espionaje sobre que la red terrorista Al Qaeda planea atentados en los próximos meses en EE UU, dijeron fuentes del Departamento de Justicia.

El secretario de Justicia, John Ashcroft, anunció el pasado día 9 la posibilidad de esos ataques, aunque no precisó cuándo, dónde y cómo podrían ocurrir.

Hasta ahora, al menos una docena de entrevistas voluntarias se han llevado a cabo entre líderes comunales, estudiantes, empresarios y otros, según informaba ayer The Washington Post, citando a abogados de esas personas y activistas musulmanes y árabes.

Las autoridades de EE UU no han dado a conocer el número de miembros de esos grupos que se tiene previsto interrogar, pero indicaron que se espera ampliar estos esfuerzos en las próximas semanas. La nueva ronda de interrogatorios incluye a más personas que un programa de comparecencias voluntarias con hombres de países árabes y musulmanes en EE UU que se puso en práctica tras los atentados del 11-S y que fue criticado por ineficaz y racista.

Un funcionario del FBI, que habló con la condición del anonimato, dijo que el plan actual de búsqueda directa de datos entre los ciudadanos originarios de esos países no incluye a la población en general. Indicó que "esas personas han sido identificadas por los servicios de inteligencia o por investigadores de información".

Abogados de algunos de los entrevistados dijeron que los interrogatorios tienen una amplia gama de temas y que, por ejemplo, en California y Arizona se les pregunta sobre si conocen a alguien que haya estado recientemente en la región de Waziristán, en la frontera de Pakistán. Esa zona es considerada por EE UU uno de los refugios de importantes miembros de Al Qaeda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de julio de 2004