Los arquitectos catalanes participarán en la construcción de zonas turísticas en Marruecos

Hoy se firma un convenio de colaboración entre los colegios profesionales y el reino alauí

El Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC) firma hoy un convenio de colaboración con la orden nacional de los arquitectos de Marruecos que incluye un trato preferente para que los profesionales catalanes puedan trabajar en el país magrebí y participar en la construcción de sus nuevas zonas turísticas, por ejemplo el Plan Azur, un proyecto de nueve ciudades de ocio en la costa atlántica y mediterránea que ahora está aún en fase de urbanización.

El COAC, que cuenta con el apoyo de la Cámara de Comercio y de la Generalitat, propondrá también la realización de algunos concursos de ordenación urbanística para zonas concretas y servirá de intermediario entre sus homólogos marroquíes y los profesionales y empresas catalanes interesados, tanto las inmobiliarias como las firmas de construcción con valor añadido.

El acuerdo, el primero que firma la entidad marroquí con organizaciones profesionales de otros países, está en la línea de los que ya ha firmado el COAC en Cuba o China y se enmarca en la política de internacionalización de la entidad, que tiene como objetivo ofrecer servicios y formación a cambio de agilizar la presencia catalana en estos países. "Se trata, por una parte, de mantener el prestigio actual que tiene la arquitectura catalana y, por otra, de empezar a buscar salidas para un futuro en el que posiblemente no habrá trabajo para el gran número de arquitectos que genera el país", indicó ayer Jesús Alonso, decano del COAC. El presidente de la Orden de los Arquitectos de Marruecos, región Tánger-Tetuán, Ahmed Khamlichi, dijo sobre la organización del COAC: "Es el espejo en el que nos gustaría mirarnos".

Contando a los 1.000 arquitectos que trabajan para el Estado, en todo Marruecos hay 2.600, poco más de una cuarta parte de los colegiados en Cataluña, y una sola escuela de arquitectura, en Rabat, que forma 60 licenciados al año.La arquitectura es en Marruecos una profesión relativamente nueva que sólo desde 1989 tiene un órgano colegial que la regula. "Nos faltan referentes que nos permitan establecer objetivos a medio y largo plazo, por lo que este acuerdo es importante porque nos ayudará en cuestiones de formación, de servicios y también nos permitirá desembarazarnos de la influencia francesa que pensamos que en estos momentos no se adecua a nuestras necesidades al tiempo que, con vistas a la apertura de mercados que se nos avecina, nos permitirá elegir a nuestros socios en lugar de tener que adaptarnos a las opciones impuestas que, como la estadounidense, están más alejadas de nuestra cultura", agregó Khamlichi.

El convenio con el COAC, que también está previsto que firme Omar Farkhani, presidente del Consejo Nacional de la Orden de los Arquitectos de Marruecos, establece un marco general de colaboración que se concreta en acuerdos específicos. El más importante para los catalanes es que la entidad marroquí se compromete a informar favorablemente ante la Administración las solicitudes de autorización para el ejercicio de la profesión en Marruecos que soliciten los miembros del COAC, lo cual, a juicio de Alonso, viene a ser un seguro de que se obtendrá este permiso. "Nos interesa estar activos en esta zona por muchas razones, entre ellas que hay una lluvia fina de fondos de ayuda del Banco Mundial y de la Comunidad Europea que plantea muchas oportunidades con vistas al futuro, tanto para los profesionales como para las empresas, porque no desembarcaremos solos", indica Alonso. "Nosotros podemos ofrecer apoyo técnico y profesional en muchos sentidos y a cambio pedimos que se nos facilite la presencia activa", añade.

El convenio también prevé la organización conjunta cada cuatrimestre de al menos una actividad cultural (exposiciones, conferencias, cursos o talleres), la colaboración del COAC en la edición de una publicación, el estudio de la posible creación en Tánger de otra escuela de arquitectura que contribuya a la formación de los arquitectos marroquíes, y la participación catalana en proyectos de la Administración pública de desarrollo urbano de distintas zonas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS