Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fines de semana registran la mayoría de los accidentes mortales

La mitad de los fallecidos no utilizaban el cinturón de seguridad

Más de la mitad de las víctimas mortales en accidentes de circulación (el 52%) que se registraron en Euskadi el pasado año se produjeron durante el fin de semana. La estadística demuestra que entre el viernes y el domingo ocurren los siniestros más graves y aquéllos y en los que se ven involucrados los más jóvenes. 91 de las 175 personas fallecidas en 2003 fallecieron en esos días. Las estadísticas elaboradas por la Dirección de Tráfico revelan otro dato preocupante: la mitad de las víctimas mortales que viajaban en turismos no utilizaban el cinturón de seguridad.

El exceso de velocidad, las salidas nocturnas y el consumo de alcohol van asociados con el mayor índice de mortalidad en las carreteras durante los fines de semana. De los 175 fallecidos en las carreteras vascas durante el año pasado, 91 encontraron la muerte entre el viernes por la noche y la medianoche del domingo. Además, en estos días se registraron 2.984 heridos leves y 415 graves en los 6.110 siniestros contabilizados durante los festivos, según el Anuario Estadístico de Accidentes de Tráfico referido a 2003, elaborado por la Consejería de Interior.

Los fines de semana suceden, por regla general, los accidentes de tráfico más graves y en los que se ven involucrados los más jóvenes. El informe destaca el alto índice de varones conductores menores de 25 años que mueren en la carretera en Euskadi. Aunque suponen el 16,7% de todos los conductores accidentados, representan el 20,7% de todos los hombres conductores muertos. Álava es la provincia con el mayor índice de accidentes mortales los sábados.

Ni las campañas de concienciación para reducir la velocidad en la conducción, o las permanentes llamadas a la prudencia en la carretera, ni los planes de seguridad vial han logrado hasta ahora rebajar la accidentalidad en las carreteras. Las autoridades del tráfico sólo ven posible reducir la mortalidad mediante el endurecimiento de las sanciones por conducir bebido o drogado y por rebasar los límites de velocidad. En 2002, la Dirección General de Tráfico (DGT) retiró el carné de conducir de manera temporal o definitiva a un total de 5.020 ciudadanos vascos por cometer infracciones graves o muy graves, un 7,3% más que en 2001, año en el que entró en vigor la ley de Seguridad Vial.

En los 14.004 accidentes de circulación ocurridos en 2003, de los que 4.447 acabaron con víctimas (heridos y muertos), se vieron implicadas 33.589 personas, aunque de éstas 26.669 no sufrieron ningún tipo de lesión. 175 personas fallecieron en el acto o 24 horas después de sufrir el percance.

Sin cinturón

El recuento de la siniestralidad pone de relieve que el 41,4% de los conductores u ocupantes fallecidos no usaban ningún tipo de accesorio de seguridad. En el caso de los turismos, sube hasta el 50% el porcentaje de las víctimas mortales que circulaban sin cinturón de seguridad.

Los días con mayor accidentalidad resultaron ser los miércoles, viernes y domingos, aunque los más graves para las personas implicadas fueron los sábados y los domingos.

Según los datos del anuario estadístico, aumenta el número de siniestros en las horas centrales de la tarde. Las franjas horarias de mayor riesgo son entre las 13.00 y las 14.00 y, sobre todo, entre las 18.00 y las 19.00, si se tiene en cuenta el mayor número de víctimas registradas en esta hora.

La mayoría de las víctimas son varones, aunque durante el último año se ha producido un ligero descenso del porcentaje de conductores hombres accidentados (representan el 81,4% del total) y una subida del de mujeres. Álava fue la provincia donde menos mujeres se accidentaron mientras conducían (un 15,4%). En 2003 murieron 106 conductores, de los que 88 eran hombres y 18 mujeres.

Respecto a los factores que concurren en los siniestros de tráfico, el informe hace constar que, aunque en numerosas ocasiones se desconoce la causa real del accidente, en el 27,6% de los casos se debe a la distracción del piloto y en un 15%, a la velocidad inadecuada. Estos dos factores, además, suelen ir acompañados en muchas ocasiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de julio de 2004