Terrassa crea el mayor plató de cine y televisión de Cataluña

La Generalitat y el Ayuntamiento firmaron ayer el convenio para el Parque Audiovisual

Terrassa sueña desde hace más de tres años con convertirse en ciudad audiovisual. La Generalitat, a través del Instituto Catalán de Industrias Culturales (ICIC) dio ayer su apoyo formal al proyecto con la firma de un convenio para constituir una sociedad que tendrá como fin construir y gestionar el Parque Audiovisual de Terrassa, que acogerá el conjunto de platós más importante de Cataluña con una superficie de 5.000 metros cuadrados.

El presupuesto para la creación del futuro Parque Audiovisual de Terrassa es de 35 millones de euros. El 20% de este capital lo asumirá el ICIC y el resto lo aportará el Ayuntamiento de la ciudad, aunque la sociedad estará abierta a nuevos participantes. Además, el ICIC aportará a la nueva sociedad una subvención de 166.000 euros anuales durante 15 años.

De momento, lo que Terrassa ha bautizado como Parc Audiovisual Terrassa-Barcelona es un viejo centro sanitario -el hospital del Tórax-, que tiene una superficie total de 50.000 metros cuadrados, que se ampliarán a 60.000 en el futuro, e integra también un antiguo complejo educativo que será convertido en un centro de divulgación y ocio basado en el mundo de la imagen. El objetivo es conseguir atraer industrias, centros de formación y actividades relacionadas con la televisión, el cine y las tecnologías multimedia. El Ayuntamiento prevé que la futura "ciudad audiovisual" entre en funcionamiento a mediados del año próximo y que en el 2010 esté ya plenamente consolidado y funcione a pleno rendimiento.

Con esta apuesta, la Generalitat dibuja un mapa del audiovisual catalán con dos núcleos: Terrassa y el 22@ del Poblenou, en donde el Ayuntamiento de Barcelona, Mediapro y la Universidad Pompeu Fabra tienen previsto situar una Ciudad de la Imagen en la antigua fábrica textil Ca l'Arañó, con una superficie de 60.000 metros cuadrados y una inversión de 80 millones de euros.

"Es el mapa definitivo del siglo XXI", apostilló la consejera de Cultura, Caterina Mieras. El director del ICIC, Xavier Marcé, dijo que los dos proyectos son compatibles. El de Terrassa, indicó, "se configurará más como un espacio de rodajes, y el 22@ será más de logística". En su opinión, "la densidad empresarial es suficientemente grande para que sean necesarios los dos espacios" y, además, "son territorios físicamente próximos; es como si hablásemos del perímetro urbano de Londres o de Los Ángeles".

Marcé indicó que la Generalitat no ha impulsado el proyecto, sino que apoya la iniciativa municipal existente por considerarla "necesaria". En este sentido, señaló que estudiará las iniciativas de otros municipios -Sant Boi también tiene un proyecto de Ciudad de la Imagen, sin contar Media Park, que cuenta ya con grandes instalaciones audiovisuales en Esplugues-, pero indicó que, en su opinión, "desde el punto de vista de la viabilidad industrial resulta difícil pensar que puedan subsistir más proyectos"."Lo interesante", añadió Marcé, "es que en Terrassa se cuenta ya con el apoyo de unas 30 empresas que han firmado preacuerdos para instalarse en el nuevo Parque Audiovisual y se prevé que llegue a haber unas 40". Para el director del ICIC, la envergadura de este proyecto es menor en cuanto a inversión y metros cuadrados que la Ciudad de la Luz que impulsa la Generalitat valenciana en Alicante, "pero nosotros tenemos ya una industria propia y unas empresas que necesitaban estos espacios". "Queremos que las producciones que subvencionamos se rueden en Cataluña", añadió Marcé, para quien no puede hablarse de las dimensiones de una Cinecitá o una Ciudad de la Imagen como la que tiene Madrid, pero sí de unas instalaciones adecuadas a las necesidades del sector en Cataluña.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De momento, el Parque Audiovisual de Terrassa será también la nueva sede del archivo de la Filmoteca de la Generalitat de Cataluña. En total, 3.000 metros cuadrados que acogerán el fondo actual y con espacio de reserva para ir almacenando nuevo material en el futuro. El presupuesto para habilitar el espacio y equiparlo con el material técnico necesario es de dos millones de euros, que pondrá la nueva sociedad. Además, Ayuntamiento y Generalitat impulsarán en un futuro próximo la creación de un centro de formación especializado en técnicas de restauración y conservación de los fondos cinematográficos vinculados a la Filmoteca de Cataluña.

Además de este espacio dedicado a la Filmoteca, el proyecto quiere destinar 5.000 metros cuadrados a platós, 22.000 a un parque empresarial, 4.700 a un hotel y 2.900 a un centro de convenciones. Hasta ahora, el Ayuntamiento de Terrassa ha establecido más de 30 preacuerdos con empresas y productoras como Neptuno Films, una de las productoras españolas más importantes de animación infantil, Séptimo Arte, Blanc Frame, Ade Video o New Century.

Marcé insistió en que el proyecto tiene como ambición ser "sostenible", es decir, "la Generalitat y el Ayuntamiento pueden aportar recursos", pero el objetivo es que el "parque audiovisual" acabe generando suficientemente riqueza como para poder "generar reinversión o recuperar el capital". El primer reto que tiene Terrassa es de dónde sacar los 24 millones de euros que aporta de capital a la sociedad. La fórmula es la de conseguir un crédito hipotecario. De momento, señaló el alcalde de Terrassa, el socialista Pere Navarro, se está en conversaciones con una entidad financiera, el nombre de la cual se negó a desvelar. Respeto a las principales interesadas, las productoras, "el ambiente es favorable al proyecto", aseguró Navarro.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS