Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de prostitutas se concentran contra el Ayuntamiento

Botella dice que los convocantes de la protesta "defienden al cliente"

Unas cien prostitutas se concentraron ayer ante el Ayuntamiento en protesta por el plan municipal contra la prostitución, convocadas por el colectivo Hetaira en defensa de "los derechos de las trabajadoras del sexo". Ana Botella, concejal de Empleo y Servicios al Ciudadano, criticó a Hetaira por considerar que "defiende el negocio del proxeneta y al cliente de la prostitución", en vez de "ofrecer una alternativa a las prostitutas".

A la concentración asistieron, entre otras, meretrices de la zona centro de la capital, de la Casa de Campo y del polígono industrial de Villaverde. La protesta, que se convirtió en una cacerolada, comenzó a las siete de la tarde y se prolongó durante una hora, en la que las prostitutas y los miembros del Colectivo Hetaira asistentes denunciaron "la persecución y el acoso policial que supone el Plan contra la Esclavitud Sexual", en palabras de la portavoz de Hetaira, Carmen Briz.

Los participantes en la manifestación portaban cacerolas y silbatos. Después de gritar algunas consignas contra al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, del PP, se leyó un manifiesto en el que invitaban al Consistorio municipal a escuchar las demandas de este colectivo, que asegura sufrir "la pérdida de derechos y la indefensión" que sienten con el plan municipal.

El manifiesto fue apoyado por numerosos escritores, periodistas y artistas. Además, el concejal socialista Pedro Zerolo estuvo presente en el acto para escuchar a las prostitutas.

Minuto de silencio

Al finalizar el acto se guardó un minuto de silencio en recuerdo de la prostituta marroquí Halima Abourizk, que fue degollada el pasado 18 de junio en un piso de la calle de Santa María, 42, de Madrid.

Por su parte, la concejal Ana Botella considera que el colectivo Hetaira "defiende el negocio del proxeneta y al cliente de la prostitución" en lugar de ofrecer "una alternativa".

La concejal se mostró sorprendida por la concentración de Hetaira al entender que equivalía a estar de acuerdo "con el negocio de la prostitución". "Por primera vez", añadió, "un Ayuntamiento pone en marcha un plan en el que se da una oportunidad a las mujeres para salir de la prostitución, esto es, una opción libre para ellas". Y añadió: "Creo sinceramente que tras la defensa de Hetaira hay una idea sobre la que se debe reflexionar: el derecho unilateral masculino al placer sexual, unido a la dominación patriarcal y al valor absoluto del dinero".

Botella opina "que se venda por dinero algo tan íntimo de la persona como la sexualidad es algo tan importante como para merecer que al menos se dé a estas mujeres una opción, dentro del ejercicio de su libertad, para que todas ellas puedan salir de la prostitución, a la que han llegado por circunstancias o por promesas que no se han hecho realidad".

Botella recordó, además, que "varias asociaciones de mujeres de todo signo político se han constituido en plataforma abolicionista, y están a favor del plan contra la explotación sexual puesto en marcha por el Ayuntamiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de julio de 2004