Un centenar de inmigrantes inician una huelga de hambre en Barcelona

El arzobispado blinda la catedral para evitar un nuevo encierro

Un centenar de inmigrantes inició en la mañana de ayer una huelga de hambre ante la catedral de Barcelona en defensa de su regularización. Para evitar la repetición de los incidentes ocurridos el pasado 6 de junio, cuando la policía desalojó a unos 1.500 inmigrantes que ocuparon el templo, ayer se colocaron vallas alrededor del templo y se cerraron las puertas de entrada, pese a las quejas de los turistas.

Como el encierro de hace un mes, la protesta estaba convocada por la Asamblea para la Regularización sin Condiciones. Un portavoz de esta organización aseguró que la huelga de hambre es el modelo que mejor refleja la precaria situación de los inmigrantes que se instalaron en las escaleras de la catedral, con pancartas con lemas como "Por la igualdad de derechos" en catalán, árabe y urdu.

El cierre del acceso a la catedral causó la indignación de casi un centenar de feligreses y turistas que decidieron sumarse a la concentración en señal de protesta. Daniel Gómez Oliver, miembro de una plataforma ciudadana de cristianos y no cristianos, explicó que se sumó al ayuno para denunciar el silencio que la autoridad eclesiástica ha mantenido tras el desalojo de junio. Gómez reclama al arzobispado que rectifique por consentir la entrada de la policía.

La Delegación del Gobierno advirtió antes de iniciarse la protesta que permitiría la concentración hasta las 22.00 de ayer porque ésa fue la autorización que dio a la petición de una concentración de 36 horas. Por eso, los inmigrantes persistían en su intención de mantener el ayuno y la sentada hasta las 22.00 de hoy. No obstante, portavoces señalaron que si la policía lo exigía se disolverían pacíficamente. Algunos miembros de la plataforma de creyentes y no creyentes dijeron que permanecerían toda la noche con los inmigrantes. Pasada la medianoche, furgonetas de la policía se mantenían estacionadas cerca de la catedral.

Varios inmigrantes participantes en el ayuno, en las escalinatas de la catedral de Barcelona.
Varios inmigrantes participantes en el ayuno, en las escalinatas de la catedral de Barcelona.MARCEL.LÍ SÁENZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS