Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:AIRE LIBRE

Hacia la fuente del río Urederra

Una excursión a pie por el parque natural de Urbasa, en Navarra

La sierra cercana a Estella y el monasterio de Iranzu está cubierta por una lámina de pastos, con hayedos y bosques de encinas y fresnos. Paisajes verdes que aún sobrevuela el quebrantahuesos.

Parece como si el hombre nunca hubiera pasado por Urbasa. Hay pocas huellas o rastro de seres humanos, salvo las bordas o chabolas donde los pastores guardan sus enseres. Por el contrario, se puede ver un corzo dando saltos o un águila volando en el cielo limpio y azulado, o a los alimoches, o, con mucha suerte, a la nutria zigzagueando a la orilla del musical río Urederra. Urbasa es una orquesta de naturaleza.

Para gozar al máximo del paraje, con el fin de descansar y reponer fuerzas, lo mejor es acomodarse en alguna de las casas rurales de los pueblos que bordean la sierra, como la casa de El Abuelo en Gollano o la de Aialusa en Baquedano. Y si de paso uno quiere disfrutar con unas apetitosas alubias rojas que no olvidará, a comer al hostal de Zudaire. Enfrente de estos tres pueblos, y abierto en un valle azulado, aparece poderoso el barranco del que brota el agua recién nacida.

Dos caminos al nacedero

En el interior de la sierra descansa un caudaloso acuífero. El agua brota con fuerza en el nacedero del Urederra. Para llegar a él se parte desde Baquedano, se atraviesa el pueblo y ahí empieza la reserva natural. Hay una barrera y dos caminos, uno a cada lado, que llevan al nacimiento del río. Proponemos realizar la ida por el de la izquierda y volver por el de la derecha. Si elegimos esa opción, al principio veremos pozas y cascadas de espuma adornadas con robles, espinos y boj. Y oiremos croar a la rana bermeja y deslizarse a la salamandra entre la hojarasca. Y todo con una mezcla de olor a río y humedad. Una delicia.

Después de andar un rato, el paisaje cambia. Cerca del nacedero se distinguen colores marrones y rojos, y ahora en verano la gama de verdes de los arces, las hayas y las encinas. Se oye a petirrojos, cuervos, choas, buitres... y truchas salpicando en la parte baja del río. La guinda la pone el pájaro picatroncos. Música arborescente. Se tarda una hora y media en llegar a paso normal.

El agua nace con alegría de las entrañas de Urbasa. Por el río, muy cerca del nacedero, se sumergen las nutrias, aunque es muy difícil verlas, pues aparecen de noche o a primera hora de la mañana, cuando no hay gente. Son muy escurridizas. Encima del nacedero, oteando desde el cielo, los buitres planean en semicírculo en torno al roquedo. Y en raras ocasiones aparece uno de los pocos quebrantahuesos.

Queso artesanal

Merece la pena subir al área de interpretación natural. Se llega en coche, aunque también andando si se quiere. En el interior de la chabola del pastor o museo, la encargada del lugar explica el método tradicional de elaboración del queso, desde que se ordeña la vaca hasta que se filtra con ortigas. También se habla de cómo vivían los pastores en otro tiempo, cuando los colchones eran de brezo u hojas de maíz.

El paraje en lo alto de la sierra no se parece al del nacedero. Debido a la enorme extensión, musgosa y con pequeños bosques, se asemeja más a una pradera grisácea cuyo límite no se divisa en dirección norte. Se nota la humedad y el fresco del Atlántico. La encargada del museo cuenta que por este agradable lugar se pueden hacer dos excursiones bien señalizadas: la del montañero, que permite entrar en un bosque de hayas encantado, pues en el interior yacen formas de caliza que parecen figuras humanas, o la de las fuentes, en la que veremos una carbonera y el modo de hacer carbón vegetal, y, por supuesto, varias fuentes. En ambas no es de extrañar que nos crucemos con corzos, jabalíes o zorros.

GUÍA PRÁCTICA

Dormir

- Hostal Irigoyen (948 53 90 06). En Zudaire. Habitación doble, 36 euros. Tiene acceso directo a la sierra de Urbasa. Posibilidad de excursiones, rutas guiadas a pie o en bicicleta.

- Casa rural El Abuelo (948 53 91 92). En Zudaire. A 16 kilómetros de Estella. Tiene capidad para ocho personas. Fin de semana, 300 euros. Una semana entera, 480.

- Hotel Yerri (948 54 60 34). Avenida de Yerri, 35. Estella. La doble, 56 euros.

Comer

- Restaurante del Hostal Irigoyen (948 53 90 06). En Zudaire. Menú del día, 12 euros.

- La Navarra (948 55 00 40). Gustavo de Maeztu, 16. Estella. Menú del día, 20,33 euros.

Información

- Oficina de Turismo de Estella (948 55 63 01 y www.navarra.es).

- www.parquenaturalurbasa.com.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2004

Más información