Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Profesorado

Observo cómo de forma periódica sale a la palestra la situación del profesorado en España. Algún miembro del gremio muestra su desolación y, seguidamente, un intelectual bienintencionado se hace eco de la misma y nos muestra sus condolencias. Lo que necesitamos es algo bastante más prosaico: dinero. No tanto para nosotros (dicho sea de paso, vivimos bastante mejor que nuestros predecesores) como para la mejora de la enseñanza pública. A mí personalmente me deprimen las condiciones físicas en las que trabajo: paredes en el aula que parecen muros callejeros por su suciedad, clases en las que los alumnos carecen de espacio, presupuestos tan magros que nos vemos obligados a cobrarles a nuestros alumnos las fotocopias. En resumidas cuentas: basta ya de polémicas ideológicas y que se empiece a invertir en serio. De la izquierda en el poder espero la misma coherencia que tiene la derecha para con los suyos. Lo que hace falta es que el Gobierno sepa quiénes son los nuestros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de junio de 2004