Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Corporación de Arcos presenta dos demandas contra Iberdrola

La compañía eléctrica Iberdrola tendrá que hacer frente a otras dos demandas judiciales que le ha interpuesto el Ayuntamiento de Arcos de la Frontera (Cádiz) por la construcción de la central térmica de ciclo combinado, de 1.600 MW de energía, en la localidad arcense. La concejala de Urbanismo, Aránzazu Azcúnaga, sostuvo ayer que Iberdrola no podrá poner en funcionamiento esta planta hasta que la justicia no resuelva las demandas presentadas hace varios meses por los colectivos ecologistas, la plataforma No a las Térmicas y, ahora, por el Consistorio de Arcos.

El Ayuntamiento arcense, gobernado por PSOE e IU, ha recurrido judicialmente las licencias concedidas por el anterior gobierno local, del PP, a la subestación de Red Eléctrica y contra los permisos también municipales que permiten la instalación del gaseoducto que llevará el combustible a la central térmica. Asimismo, el Consistorio ha solicitado al Juzgado de Arcos la paralización cautelar de las obras hasta que no falle las denuncias pendientes. "Estoy convencida de que Iberdrola no podrá abrir como es su intención porque hemos recurrido las licencias que el PP concedió sin control en el anterior mandato", afirmó Azcúnaga.

Por otra parte, la plataforma ciudadana No a las Térmicas en la provincia de Cádiz denunció la "situación paradójica" que se produce por el patrocinio de Iberdrola a la muestra fotográfica Sierra de Grazalema, patrimonio de la humanidad y reserva de la biosfera, que se inauguró ayer en Grazalema.

En un comunicado, el colectivo No a las Térmicas criticó la participación de Iberdrola en una iniciativa medioambiental cuando, según denuncian, "con su térmica van a contaminar la serranía gaditana y van a provocar la desaparición del turismo rural".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 2004