Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ELIMINACIÓN DE LA MAYOR OBRA DEL PLAN HIDROLÓGICO

El Gobierno deroga el trasvase del Ebro y garantiza agua para la costa en un año

Los Ejecutivos del PP en Valencia y Murcia anuncian que recurrirán al Tribunal Constitucional

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, anunció ayer, tras derogar el Consejo de Ministros por decreto-ley el trasvase del Ebro y aprobar un plan alternativo, que "las primeras gotas de agua llegarán a las comunidades de Valencia y Murcia en la primera mitad de 2005". Los Gobiernos de Valencia y Murcia, ambos del PP, anunciaron de inmediato sendos recursos al Tribunal Constitucional. El plan alternativo del Gobierno socialista prevé un centenar de actuaciones, entre las que destaca la construcción de veinte desaladoras y "el ahorro, la mejora de la gestión y reutilización del agua".

La ministra de Medio Ambiente argumentó que la derogación del trasvase -la mayor obra del Plan Hidrológico Nacional- era un compromiso electoral del PSOE, coherente con la directiva europea marco del agua que aconseja que "los trasvases deben ser la última de las soluciones". "El trasvase del Ebro no se hará ni ahora ni en ningún caso porque es inviable e injustificable", declaró Narbona.

El plan alternativo del Gobierno al trasvase del Ebro proporcionará 1.063 hectómetros cúbicos frente a los 620 hectómetros reales del trasvase del Ebro y supone una inversión de 3.798 millones de euros con lo que se abastecerá de agua a Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía. "Habrá más agua y más barato que con el trasvase", señaló Narbona. También será "más rápido" porque con la "ampliación de algunas plantas desaladoras y la reutilización del agua donde existen depuradoras", para la primera mitad de 2005 puede empezar a llegar agua "con un mínimo coste". La finalización de las obras del trasvase estaba prevista para el 2008.

La inversión de 3.798 millones de euros corresponde no sólo a la obtención de recursos alternativos al trasvase sino a actuaciones urgentes en prevención de inundaciones y restauración medioambiental. La inversión se reparte así: Andalucía, 579 millones de euros; Murcia, 875 millones; Comunidad Valenciana, 1.219 millones y Cataluña, 1.110 millones.

La ministra aseguró que el plan alternativo supone un ahorro de 400 millones de euros respecto al trasvase y que las indemnizaciones a empresas adjudicatarias de obras del plan anterior asciende a nueve millones.

Narbona explicó que pedirá este año a los comisarios de Medio Ambiente y de Fondos Europeos de la Unión Europea que los 1.200 millones de euros solicitados por el Gobierno del PP para financiar el trasvase del Ebro se destinen a las actuaciones alternativas. Resaltó que el consenso político del PP sobre el trasvase del Ebro "se ha roto" al desligarse de él CiU, PNV, los Gobiernos de Extremadura y Castilla- La Mancha y el empresariado almeriense. También destacó que, además de CC OO y UGT, dos de las tres organizaciones agrarias -UPA y COAG- apoyan el plan alternativo del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de junio de 2004