La Agencia Tributaria clasificará a los contribuyentes según el riesgo de fraude

Solbes anuncia que reforzará las medidas cautelares en los casos de impago de deuda

Hacienda quiere hacer más efectiva la lucha contra el fraude dividiendo a los contribuyentes en distintas categorías según su nivel de riesgo. El vicepresidente y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, anunció ayer que la Agencia Tributaria se centrará en investigar "determinada tipología de contribuyentes", en detrimento de los controles tradiciones, más orientados a la comprobación de declaraciones. El ministro pretende también reforzar las medidas cautelares aplicables cuando un contribuyente se niega a saldar sus cuentas con Hacienda.

Más información

Existen dos formas de abordar la inspección fiscal: con controles aleatorios y con investigaciones a grupos proclives al fraude. El ministro de Economía y Hacienda avanzó ayer en el Senado que la Agencia Tributaria se centrará en esa segunda vía. Un primer paso consistirá en fijar diferentes categorías de contribuyentes según su riesgo de fraude. Aunque el ministro no quiso precisar en qué sectores se encuadran esos contribuyentes con mayor propensión a la irregularidad, su departamento aclaró que se trata de las actividades con mayor nivel de fraude. A la espera de que la Agencia Tributaria establezca las directrices para 2005, hasta ahora esos sectores son principalmente el inmobiliario, las actividades profesionales, las tramas de IVA, las empresas domiciliadas en paraísos fiscales y la economía sumergida.

La medida formará parte del Plan de Control Tributario 2005, un documento que la Agencia Tributaria elabora anualmente con las principales líneas de lucha contra el fraude y cuya edición de 2004 detalla los sectores antes mencionados. La novedad, según el ministerio, consiste en afinar más en esa investigación, de forma que, dentro de una misma actividad, se identifique a los contribuyentes con mayor propensión al fraude. El plan se ultimará después de verano, de forma que entre en vigor en 2005.

Solbes cree que es necesario poner más atención en la investigación del fraude, ya que, en su opinión, no se le ha prestado en el pasado. "Los controles tradicionales, basados en la comprobación, no son suficientemente efectivos en determinada tipología de contribuyentes. Hay que pasar a la investigación", recalcó.

Además de identificar a posibles infractores, la Agencia Tributaria debe asegurarse de que logra cobrar las deudas. Con este objetivo, Solbes anunció un reforzamiento de las medidas cautelares, lo que implica dotar a la Agencia de mayor capacidad de presión cuando un contribuyente rehúse pagar sus deudas. Esa ampliación de las medidas cautelares figura en la nueva Ley General Tributaria, que entrará en vigor en julio y que fue elaborada por el anterior Gobierno del Partido Popular.

Prohibición de vender

Con la norma anterior, las medidas cautelares consistían, en general, en la retención de devoluciones, el embargo preventivo y cualquier otra forma legalmente prevista. En el nuevo texto, además de estos supuestos, se podrá prohibir al contribuyente enajenar bienes y se faculta a la Agencia Tributaria a que retenga un porcentaje de los pagos que realiza una empresa a una subcontrata si existe el riesgo de que esta segunda no abone lo que debe.

La intención de Solbes de clasificar a los contribuyentes por su nivel de riesgo ha generado distintas interpretaciones, dada su imprecisión. El Gabinete de Gestores Administrativos Asesores Fiscales considera que ese cambio viene impuesto por la nueva Ley General Tributaria, que determina la gravedad de las infracciones en función de la intención que tenga el contribuyente de engañar al fisco. Por tal motivo esta organización cree que Hacienda debe incluirlo en su plan de inspección para 2005, precisamente donde figurará.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 16 de junio de 2004.

Lo más visto en...

Top 50