Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PÍLDORAS

Lactancia materna

La lactancia materna podría reducir el riesgo de padecer arteriosclerosis, y por consiguiente enfermedades cardiovasculares en la edad adulta, según dan a entender los autores de un estudio publicado en The Lancet. La investigación de tipo prospectivo realizada por Atul Singhal, del Instituto de Salud Infantil de Londres (Reino Unido), comprobó que 216 niños prematuros que habían recibido alimentación materna en la infancia tenían al llegar a la adolescencia menos probabilidades de presentar marcadores de arteriosclerosis (peor perfil lipoproteico y mayor concentración de proteína C reactiva) que los alimentados con leche artificial.

Radiografías dentales

Las mujeres embarazadas sometidas a radiografías dentales pueden tener más probabilidades de dar a luz un niño de peso inferior al normal, sobre todo en los niños nacidos a término (tras nueve meses de embarazo), según un estudio publicado recientemente en The Journal of the American Medical Association (JAMA). Aunque ya se había establecido la relación entre las radiografías médicas y el bajo peso de los niños al nacer, hasta ahora no se había comprobado en el caso de las radiografías dentales. Los autores indican que este estudio cuestiona la idea de que las exposiciones a radiaciones muy bajas en órganos no reproductivos en las mujeres embarazadas son seguras.

Anillo anticonceptivo

Más de 65.000 mujeres han utilizado el anillo anticonceptivo mensual en su primer año de venta en España. Las mujeres del norte de España, seguidas de las catalanas y andaluzas, son las que más están utilizando este nuevo método anticonceptivo, que presenta como principal ventaja que no hay que estar pendiente de recordar su toma diaria. Este anillo de plástico, transparente y flexible, de unos cinco centímetros de diámetro, se coloca una vez al mes en el interior de la vagina y libera dos hormonas que inhiben la ovulación en las mujeres en edad fértil.- EP

Avances en trasplantes

El rechazo agudo, que acontece en las horas siguientes al trasplante, y el crónico, cuyo riesgo continúa en el tiempo de vida del injerto, sigue siendo una de las principales amenazas del éxito a corto o largo plazo de este tipo de intervención, indican los expertos convocados en Boston (EE UU) con motivo del último Congreso Americano de Trasplantes. No obstante, los grandes avances en inmunosupresión han reducido considerablemente este riesgo en la última década. En el congreso de Boston, en el que se conmemoró el 50º aniversario del primer trasplante de órgano sólido realizado con éxito en el mundo, se presentaron más de 70 estudios, que incluyen 61.000 pacientes trasplantados, en los que se demuestra que los últimos fármacos inmunosupresores aportan importantes beneficios en la supervivencia de los pacientes, se asocian con un perfil de menor toxicidad y reducen notablemente el rechazo.-M. S.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 2004